El Hospital Valle de los Pedroches colabora con la Campaña del Euromelanoma

La Unidad de Gestión Clínica de Dermatología del Área Sanitaria Norte de Córdoba se adhiere a la Campaña del Euromelanoma con consultas de screenning de la piel.

 

El pasado día 7 de junio, en las Consultas de Dermatología del Hospital Valle de los Pedroches, tuvieron lugar dos consultas específicas de screenning de la piel, en el que más de 30 usuarios del Área Sanitaria participaron en la campaña europea gratuita de prevención del cáncer de piel.

 

Los usuarios que así lo desearon pudieron solicitar cita con los facultativos de dermatología del Hospital Valle de los Pedroches, en el que en dicha consulta se pudieron mostrar y estudiar los lunares y manchas de pacientes, descartándose o derivandose al paciente para su estudio más profundo.

 

El cáncer de piel es el tumor más frecuente, siendo visible en la mayoría de los casos, fácil de diagnosticar y generalmente con buen pronostico cuando se detecta en etapas precoces.

 

Los melanomas por lo general no son dolorosos. La primera  señal del melanoma con frecuencia es un cambio en el tamaño, forma, color o sensación de un lunar existente, por lo que se hace necesario consultar a un profesional  cuando se observen cambios en un lunar. La regla del ABCDE  nos puede ayudar a distinguir un lunar normal de un melanoma:

 

A: Asimetría: que la mitad de un lunar no es igual que la otra mitad.

B: Bordes irregulares: bordes desiguales, irregulares, borrosos  o dentados.

C: Color: los colores más peligrosos son los rojizos, blanquecinos y azulados sobre lesiones de color negro

D: Diámetro: cuando el lunar mide más de 6 milímetros o aumente de tamaño   (mayor de 6mm)

E: Evolución rápida ( 4 meses).

El principal responsable del melanoma es la radiación ultravioleta, fundamentalmente por exposición inadecuada al sol o a otras fuentes artificiales, como las lámparas bronceadoras de ultravioletas.

 

Recordamos que la recomendación para la prevención son: evite la exposición al sol durante las horas centrales del día (entre las 12 y las 16 horas), cuando la luz ultravioleta es más intensa, utilice barreras físicas para que el sol no llegue a la  piel, aplique sobre la piel crema protectora tanto en el ocio como en el trabajo, use gafas de sol que absorban el 100% de las radiaciones ultravioleta, tenga en cuenta el lugar en que se encuentre: playa, montaña…, para adecuar aún más las medidas de protección, beba  abundante agua  para evitar la deshidratación, protéjase, también, en los días nublados, los rayos ultravioletas atraviesan las nubes, evite otras fuentes de luz ultravioleta (lámparas bronceadoras) porque aumentan el riesgo de aparición de melanoma y examínese periódicamente los lunares. Aunque la mayoría de los lunares nunca llegan a convertirse en melanoma, algunos sí lo hacen.