Se cumplen tres años desde la entrada en vigor del Reglamento (UE) nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de octubre de 2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor | Jesús Jurado Palomo |

  • Se cumplen tres años de la entrada en vigor la legislación que garantiza y protege la salud de los pacientes con alergias y/o intolerancia frente a ciertos alimentos en este momento.
  • El etiquetado ofrece información al consumidor “alérgico” y al “intolerante” a alimentos.
  • En fechas navideñas, aumentan el número de reacciones alérgicas a alimentos
  • Se cumplen tres años de la entrada en vigor la legislación que garantiza y protege la salud de los pacientes con alergias y/o intolerancia frente a ciertos alimentos en este momento.
  • El etiquetado ofrece información al consumidor “alérgico” y al “intolerante” a alimentos.
  • En fechas navideñas, aumentan el número de reacciones alérgicas a alimentos.

Esofagitis eosinofílica, intolerancia al gluten o enfermedad celíaca, intolerancia a la lactosa, alergia a proteínas de leche de vaca, o cualquier otro tipo de alergia alimentaria a otro grupo de alimentos,… estas y otras patologías son las que se intentan minimizar o suprimir en cuanto a su sintomatología con la nueva legislación de la que se cumplen tres años de su entrada en vigor aquel 13 de diciembre de 2014. Bares y establecimientos de hostelería están obligados a informar al consumidor sobre los platos que contienen alérgenos.

¿Qué alimentos están obligados a estar incluidos en el etiquetaje?

Los alimentos que están obligados a aparecer en el etiquetado se pueden dividir en 14 grupos: a) cereales con gluten (trigo, centeno, cebada, avena, espelta, kamut y triticale) (excepto jarabes de glucosa, maltdextrinas, dextrosa y cereales utilizados en bebidas alcohólicas); b) huevo; c) productos lácteos (excepto lactosuero para bebidas alcohólicas y el lactitol); d) pescado o productos a base de pescado (excepto la gelatina de pescado utilizada en complejos vitamínicos, vino y cerveza); e) moluscos; f) crustáceos; g) cacahuete o productos a base de cacahuete); h) soja (excepto aceite y grasa totalmente refinada, tocoferoles naturales, fitoesteroles, ésteres de fitostanol y ésteres de fitoesterol derivados de la soja); i) frutos secos con cáscara (almendras, avellanas, nueces, anacardos, pacanas, nueces de Brasil, pistachos, nueces de macadamia y derivados); j) granos o semillas de sésamo o productos a base de sésamo; k) apio; l) mostaza; m) altramuces; y n) sulfitos.

¿Cuál es la diferencia entre alergia e intolerancia a alimentos?

Para explicar esta diferencia no hay nada como analizar dos ejemplos prácticos. La ingesta de cereales con gluten ocasionan la conocida enfermedad celíaca o “intolerancia al gluten” donde no existe un mecanismo donde esté implicada la inmunoglobulina E (IgE), y por lo tanto, no debiera considerarse como “alergia”. Aunque menos frecuente, existe la alergia alimentaria a harinas de cereales donde sí está implicado un mecanismo IgE-mediado, dando lugar a cuadros inmediatos de sintomatología alérgica tales como urticaria, rinoconjuntivitis, asma o síntomas digestivos por citar algunos. Otro ejemplo lo constituye la leche de vaca; no es lo mismo la “intolerancia a la lactosa” que originaría cuadros como despeños diarreicos, que la “alergia a proteínas de la leche de vaca” que al ser un cuadro donde está mediada la IgE ocasionaría síntomas alérgicos. Dos entidades patológicas con mecanismos diferentes pueden ser resueltas con la misma dieta de evitación.

¿Cuál es el marco legal que garantiza y protege la salud de los pacientes con alergias y/o intolerancia frente a ciertos alimentos en este momento?

En indudable que el etiquetado de los alimentos es un instrumento para la protección de la salud de los consumidores ya que les facilita información sobre la naturaleza y características de los productos a la hora de adquirirlos. En España se comenzó a regular de forma reglada con en el año 1999, mediante el Real Decreto 1334/1999, de 31 de julio, B.O.E. nº 202, de 24/8/1999, cuya denominación fue “Norma general de etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimenticios”, que a lo largo de los años se ha ido modificando, añadiendo y al fin y al cabo, actualizando. En términos de la Unión Europea, destacar el denominado “Reglamento (UE) nº 1169/2011 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO, de 25 de octubre de 2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor” y por el que se modificaban Reglamentos previos de dichos organismos.

La Unión Europea mejora las normas Directivas previas (Directiva 2000/13/CE relativa al etiquetado de los productos alimenticios y Directiva 90/496/CEE relativa al etiquetado sobre propiedades nutritivas) con el objeto de que los consumidores dispongan de información esencial, legible y comprensible (mejorando el nivel de información) para que puedan comprar dichos productos con conocimiento de causa. Dicha legislación se aplica a los operadores del sector alimentario en todas las fases de la cadena alimentaria. Ni el etiquetado, ni la presentación de los productos alimenticios, ni la publicidad sobre los mismos deben inducir a engaño al consumidor respecto a las características, las propiedades o los efectos; tampoco deberán atribuir a un determinado alimento las propiedades de prevenir, tratar o curar ninguna enfermedad humana (excepto a determinadas aguas minerales naturales o productos destinados a una alimentación especial, para los que existen disposiciones específicas).

Cuéntenos como fue aquel proceso de hace tres años. ¿Se exige la formación del personal del establecimiento?

El requisito de poseer el carné o los posteriores certificados de manipulador de alimentos no es obligatorio. La formación en materia de higiene y seguridad alimentaria puede adquirirse a través de: la propia empresa alimentaria, formación o instrucción laboral previa del trabajador, formación no reglada (asociaciones sectoriales, empresas o centros especializados) o la formación reglada a través del Sistema Nacional de Cualificaciones Profesionales (centros o escuelas de formación profesional o educacional reconocidos por organismos oficiales) (URL disponible en: http://www.madrid.org/cs/Satellite?cid=1142652640502&language=es&pageid=1142652680203&pagename=PortalSalud%2FPTSA_Generico_FA%2FPTSA_pintarGenerico&vest=1156826985659). Aunque la normativa no establece un tipo de formación o curso obligatorio, es preciso que el personal que esté en contacto con los clientes y les informen, disponga de los conocimientos para elaborar, manipular y servir los alimentos.

El departamento de seguridad alimentaria de la Asociación de Hostelería y Turismo de Toledo (AHT) informó que ofrecería la posibilidad de asistir a charlas formativas para actualizar conocimientos en la materia, a pesar de que en los cursos de manipuladores de alimentos que imparte ya cuentan con un apartado específico sobre alérgenos (URL disponible: www.hosteleriadetoledo.com/noticia/la_aht_le_ayuda_con_la_nueva_normativa_que_el_sector_hostelero_debe_cumplir_en_cuanto_a_alergenos_).

 

¿Es el paso final a un objetivo en materia de seguridad alimentaria, o es un proceso progresivo hacia su consecución?

Desde hace tres años, concretamente desde aquel 13 de diciembre de 2014 se debe informar si un producto contiene alguno de los alérgenos alimentarios mencionados, siendo además obligatorio especificar el tipo de aceite utilizado; ya no bastará con decir “aceite de origen vegetal” sino que se especificará si es de oliva, girasol o palma (aunque las grasas trans- quedan fuera).

Otros pasos posteriores de aplicación de la legislación ocurrieron en abril de 2015 (cuando se comenzó a informar del país donde los animales son criados y sacrificados) y en diciembre de 2016 (cuando fue obligatoria la denominada “tabla nutricional” especificándose la “energía, grasas, ácidos grasos saturados, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal).

¿Qué papel juega en la salud las grasas trans al quedarse fuera de la norma?

Una dieta cardiosaludable incluye la recomendación del consumo de ácidos grasos insaturados y la evitación de ácidos grasos saturados. Las denominadas “grasas trans” de los alimentos precocinados y bollería industrial debieran de evitarse en la medida de lo posible tal y como han indicado cardiólogos, endocrinólogos y nutricionistas. Sólo unos pocos países (Dinamarca, Austria, Suiza e Islandia) han limitado la cantidad de éstos utilizada en los alimentos) (URL disponible en: http://www.abc.es/salud/noticias/20120917/abci-demasiadas-grasas-trans-nuestra-201309041717.html)

 

¿Cuáles fueron los pasos iniciales dados en aquel momento por las asociaciones de hosteleros en Castilla La Mancha?

Desde la Asociación de Hostelería y Turismo de Toledo (AHT) se informa y ayuda a todos sus afiliados sobre la Normativa sobre el control de alérgenos (URL disponible en: http://www.hosteleriadetoledo.com/noticia/la_aht_le_ayuda_con_la_nueva_normativa_que_el_sector_hostelero_debe_cumplir_en_cuanto_a_alergenos_). De forma similar, la Agrupación Provincial de Hostelería de Cuenca distribuirá entre sus asociados carteles con información sobre los grupos de alimentos implicados (URL disponible en: http://www.latribunadecuenca.es/noticia/Z85B641E4-96BC-378D-293231709D584732/20141213/hosteleria/dara/socios/carteles/informacion/alimentos/alergenos).

Dando marcha atrás tres años, ¿cuál era la opinión de la entrada en vigor de aquella ley por parte de las asociaciones de usuarios?

Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) (URL disponible en: www.ocu.org/alimentacion/alimentos/noticias/nuevo-etiquetado-alimentos-en-vigor) consideraron que la información proporcionada al consumidor es un avance indudable, aunque queden detalles por perfilar. Así por ejemplo, tanto la OCU como la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU), señaló que el tamaño mínimo de letra en el etiquetado ha quedado lejos del objetivo inicial, “mientras que el borrador de Reglamento preveía un tamaño obligatorio de 3 milímetros, finalmente se ha dejado en menos de la mitad, 1,2 milímetros”. Además, las bebidas alcohólicas quedan exentas de incluir información nutricional y su lista de ingredientes. (URL disponible en: http://www.ceaccu.org/alimentacion/nuevas-peores-etiquetas-alimentos/).

La alergia alimentaria constituye un tema de actualidad cada vez que se aproxima la Navidad por la gran cantidad de alimentos que se consumen en estas fechas. Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2018

JESÚS JURADO PALOMO

Ir a la barra de herramientas