El Ayuntamiento de Pozoblanco amplía las actividades de la Virgen de Luna para potenciar la participación

El alcalde resalta el compromiso del Consistorio por darle brillo a esta cita incluso en los días previos pero sin perder de vista su esencia religiosa

El programa infantil presenta múltiples novedades, mientras que el Consistorio y la hermandad restauran unos varales de camino de los años 40          

El Ayuntamiento de Pozoblanco ha presentado el programa de actividades que ha diseñado para la romería de traída de la Virgen de Luna, que se celebra el próximo 4 de febrero. Como en años precedentes, el Consistorio amplía la oferta con el fin de darle mayor realce a una de las citas más concurridas y significativas del calendario local, “un referente” según ha explicado en conferencia de prensa el alcalde, Santiago Cabello.

Durante el acto, al que ha acudido también el capitán de la hermandad de la Virgen de Luna, Juan García, y el concejal de Turismo, Eduardo Lucena, se ha recalcado que las actividades de este año amplían la programación destinada a los más pequeños y tratan de implicar al mayor número de personas posible. “Queremos una fiesta viva y global, para todos”, ha explicado el regidor, que elogia los cambios que se han realizado desde el área de Turismo durante el presente mandato. Santiago Cabello también ha querido recordar la esencia religiosa de esta fiesta, que, según precisa, debe ser respetada cuando se emprendan innovaciones. Ha agradecido por último el regidor a los hosteleros locales su implicación en el programa gastronómico que se ha preparado para la aparcería del sábado.

En este acto también se ha dado a conocer el proyecto de reforma de las antiguas andas de camino de la cofradía, que fueron realizadas en 1946 bajo el patrocinio de la familia del obispo José Proceso Pozuelo, natural de la localidad. La actuación en esta “reliquia”, según ha explicado el capitán de la hermandad, ha sido posible gracias a la colaboración del Consistorio y en el futuro se podrán ver en la Casa de la Viga. Juan García ha querido por ello resaltar la labor del Ayuntamiento y en especial de sus actuales responsables. “No es porque estén ellos delante, pero lo cierto es que siempre que pedimos algo tenemos un sí por respuesta e incluso nos proponen ideas”, ha explicado. La cofradía de la Virgen de Luna recibe este año a una delegación del municipio de Escacena del Campo, en Huelva, con la cual tienen vínculos históricos y a la que el Consistorio entregará un objeto de recuerdo.

Un amplio programa previo    

El responsable de Turismo, Eduardo Lucena, ha sido por su parte el encargado de detallar la programación que se ha preparado en este 2018. Destaca en ese sentido el esfuerzo que se ha hecho para que los niños puedan disfrutar durante los días previos a la romería que se celebra en la ermita de La Jara. “Nuestro objetivo es fomentar entre los más pequeños una tradición que es muy nuestra”, ha explicado  Lucena.

Las actividades para los menores incluyen este año por vez primera una tamborada muy especial, que será posible gracias a que el Consistorio repartirá 100 tambores. Esta actividad se celebrará el viernes 2 y durante la misma el tamborilero de la Virgen de Luna, que en los días previos recorre el municipio seguido de niños para anunciar la inminencia de la traída de la Virgen a Pozoblanco, enseñará cómo se toca este instrumento. Los niños, que también habrán podido acompañar al tamborilero la tarde anterior, en la que se le repartirá una merienda clásica de bollo con chocolate, recorrerán el centro de la ciudad hasta llegar a las puertas del Ayuntamiento, donde tocarán todos juntos. También se anuncian talleres de bailes tradicionales y otras actividades como un concurso de dibujo o una representación teatral.

Lucena quiso también destacar otras cuestiones, como el hecho de que se ha ampliado el espacio que se destina en la ermita de la Jara a las carrozas, cuyos promotores recibirán como en 2017 un cesto con productos típicos de esta festividad. También recordó que a los portadores de la Virgen se les entregará de nuevo un peto identificativo, que quedará como recuerdo de su participación en la romería. La idea del Consistorio pasa por mostrar el agradecimiento del municipio a todas esas personas que, más allá de la hermandad, hacen que esta fiesta sea una tradición viva, colorida y con amplia participación. El concejal de Turismo recordó por último el programa gastronómico de la aparcería del sábado día 3, en el que se anuncian 15 establecimientos que ofrecerán cada uno una tapa distinta, todas ellas vinculadas con la gastronomía tradicional de estas fechas invernales.

El Ayuntamiento ha informado de que en los próximos días se irá ampliando la información sobre el programa y la romería y ha explicado que la próxima semana se anunciará el dispositivo especial de seguridad y tráfico que se ha planteado para que el día de celebración en la dehesa de La Jara transcurra con normalidad. El deseo del Consistorio, según ha explicado el alcalde, es que “vivamos días de familia y amigos” que ya se preparan “con mucha ilusión”.