El Ayuntamiento intensifica el plan de seguridad y tráfico de una romería de la Virgen de Luna en la que espera miles de visitantes

El Ayuntamiento de Pozoblanco ha presentado hoy el plan de seguridad y tráfico de la romería de la Virgen de Luna, que se celebra el próximo domingo en la ermita de la Jara. Para este año, el Consistorio ha dispuesto varias novedades, entre las que destaca una ampliación del servicio de limpieza con el fin de dejar en el mejor estado posible un entorno natural, el de la dehesa de encinar pozoalbense, que el alcalde de Pozoblanco, Santiago Cabello, ha calificado como “único y mágico”. Entre otras medidas, el Ayuntamiento ha ideado un sistema para perfeccionar la limpieza de los cartuchos que dejan en su camino los hermanos de la cofradía, que es de origen militar.

El alcalde ha hecho por ello un llamamiento a la población para que se haga cargo del lugar privilegiado en el que se celebra esta tradicional fiesta religiosa en honor de la patrona del municipio. También ha destacado la labor de los funcionarios municipales y de los agentes de seguridad que se implican en un día tan importante, cuando miles de personas se desplazan a la ermita de la Jara. En especial, Cabello ha ensalzado la labor del concejal de Urbanismo y Obras, Manuel Cabrera, y de su equipo. “Han hecho un gran trabajo, bien coordinado, y eso merece la enhorabuena”, ha expresado el regidor.

El alcalde ha anunciado también que este año se han realizado en el santuario obras de mejora como un punto de encuentro para la gente que acude en caballo a la ermita, una zona donde se ha dispuesto un nuevo bebedero para que los animales puedan reponerse del camino y descansar. También ha recordado Cabello que se mantiene la zona de aparcamiento de carrozas, cuyo número sigue en aumento y que son las encargadas de poner colorido a la fiesta. El Ayuntamiento, en su afán por expandir esta tradición y agradecer el esfuerzo de los grupos de amigos y familias que se implican, entregará este viernes a cada carroza un cesto con productos típicos de esta fiesta tan pozoalbense.

El concejal de Urbanismo y Obras, Manuel Cabrera, ha sido por su parte el encargado de dar a conocer los datos del plan de seguridad y tráfico, que se ultimó el pasado martes en una reunión presidida por el alcalde y a la que asistieron responsables del Consistorio, de Guardia Civil, de la Policía Local o de Protección Civil. Cabrera se ha mostrado confiado en que la romería se celebrará con normalidad y ha explicado que se han dispuesto espacios de aparcamiento suficientes. A las zonas de las que dispone el santuario, se han añadido terrenos colindantes de propiedad privada gracias a la generosidad de sus propietarios, que un año más han decidido abrirlos al público. “Tenemos que estarles muy agradecidos”, ha explicado Cabrera.

Acceso al santuario El hecho de que este otoño haya sido especialmente seco hace que las zonas de aparcamiento se encuentren en mejor estado que en años precedentes, pero el Ayuntamiento entiende que eso no supondrá un aumento significativo de tráfico. El concejal ha explicado en ese sentido que su sensación es que los pozoalbenses y los visitantes han entendido que es más “cómodo, económico y seguro” acudir en transporte público.

Este año, de hecho, se ha ampliado el horario del servicio de autobuses, que comenzará a funcionar de forma continua a las nueve de la mañana y que durará hasta las seis de la tarde con precios de tres euros la ida y vuelta y de dos un solo viaje. Saldrán de tres puntos: Paseo de los Llanos, Estación de Autobuses y de la puerta del Hospital Comarcal. Se concederán de nuevo rebajas de hasta el 50% para las familias numerosas, una ayuda que ya se puede solicitar en el Ayuntamiento. El concejal de Urbanismo y Obras ha valorado también como muy positivo que en los últimos años, con las medidas diseñadas, se ha conseguido que muchas personas acudan a la romería en carroza o a pie, lo que evita una gran cantidad de vehículos (unos diez por carroza según su cálculo).El Ayuntamiento también ha dado a conocer por ello el dispositivo que se ha preparado para los peregrinos, que en los últimos años van en aumento, y para esas carrozas. Todos ellos podrán acceder por el camino tradicional, que sale de la zona pozoalbense conocida como el Arroyo Hondo, y que quedará cortado al tráfico en el sentido de ida desde las ocho de la mañana hasta las doce y media y desde las tres hasta las siete. En la vuelta, desde las 15:00 hasta las 17:00. El acceso para coches se hará por su parte por donde siempre, por el desvío de la carretera de Villanueva de Córdoba hacia la carretera conocida como Camino de las Cuervas, controlada por la Guardia Civil.

El Instituto Armado también se implicará en la seguridad del santuario y enviará dos patrullas para vigilar la zona y facilitar el día de disfrute de cuantos romeros acudan a la ermita de la Jara. A ellos se añaden 20 miembros de Protección Civil, 16 operarios para los aparcamientos y un puesto sanitario en el que estará un médico y dos enfermeros de la Cruz Roja.El Consistorio, por último, también reseñó que este año se amplían las sillas para la multitudinaria eucaristía que se realiza junto al santuario y que se mantiene el punto de venta de leña, cuyos fondos se destinarán como el año anterior a un fin solidario.