Ir a la barra de herramientas

La baja producción de aceituna repercutirá en la mano de obra en los Pedroches

La recolección generará unos 2,5 millones de jornales en el campo. Los agricultores confían en que llueva para mejorar el rendimiento del fruto

En estos días se pone en marcha la campaña de recolección de aceituna para aceite -la de verdeo ya está concluida-, y lo hace con una premisa que todas las partes implicadas (patronal y sindicatos) comparten: la cosecha se verá reducida por encima del 40%, si la climatología sigue comportándose como hasta ahora y priva a la provincia del agua que necesita el cultivo para que las aceitunas tomen el volumen deseado y mejoren su rendimiento. Las perspectivas a día de hoy no son muy halagüeñas.

Desde Asaja, principal asociación de la patronal agraria, que comparte estimación de producción con los demás interlocutores, este año se prevén unas 240.000 toneladas, frente a las 360.000 del año pasado, que fue considerado como récord. Sin embargo, el presidente de esta organización, Ignacio Fernández de Mesa, considera prematuro hacer una previsión porque todo depende de cómo se comporte el agua, «porque si caen unos 80 o 90 litros en un plazo corto de tiempo la cosecha se reactiva y la cosa cambiará», sobre todo en lo que se refiere a mano de obra. A juicio de Fernández de Mesa, con esta cosecha tan corta «la mano de obra se resentirá, pero, como todos los años, creo que al final de la temporada hará falta contratar alguna de fuera, pero sobre todo si llueve». Noticias relacionadas

Para el secretario general de UPA Andalucía, el cordobés Miguel Cobos, está claro que después de una cosecha récord como la del año pasado, «con la vecería que tiene el olivar y la falta de lluvia, este año la disminución de la producción es evidente», pero reconoce que «si llueve, aunque la cantidad de aceituna no aumentará, sí lo hará la calidad de la misma en cuanto a tamaño y rendimiento en aceite». La estimación de UPA es que este año se rondarán las 200.000 toneladas. Con estos datos, a juicio de Miguel Cobos, «no hará falta mano de obra de fuera. Creo que con los trabajadores cordobeses habrá bastante», porque se generarán, si se cumplen las previsiones actuales, «unos 2,5 millones de jornales» y para ellos cree Cobos que hay suficiente mano de obra en la provincia. El año pasado, explica el responsable de UPA, «hizo falta al final algo de mano de obra para los olivares en pendiente y de sierra, en zonas como Adamuz, Montoro o algunos puntos de la Subbética».

Algo más pesimista, en cuanto a la caída de la producción, se muestra el presidente de Cooperativas Agroalimentarias de Córdoba, Rafael Sánchez de Puerta, quien cree que la merma en la cosecha se acercará al 45%, una reducción que afectará, indica, a todas las zonas productoras en distinto grado, aunque en Córdoba será mayor el perjuicio causado.

Esta disminución de la producció, dice Sánchez de Puerta, «repercutirá negativamente en todas partes implicadas en la actividad, por un lado la mano de obra, que será menor, pero también se verá afectada la renta del agricultor»