Alcaracejos vive un año mas su fiesta de la matanza bajo la lluvia

La XIV edición de la Fiesta de la Matanza de Alcaracejos ha estado marcada por la lluvia, que, sin alcanzar una intensidad destacable durante toda la jornada, no ha desbaratado los planes del Ayuntamiento y de las asociaciones, comerciantes y vecinos que se implican cada año en una tradición que ha dejado momentos para el recuerdo.

Aunque la afluencia de público se ha resentido por culpa de la climatología, la lluvia no ha evitado que se suspenda ninguna de las actividades programadas y Alcaracejos ha vivido una jornada festiva ligada a la que siempre fue la despensa de los hogares de la comarca de Los Pedroches.
A las 12:00 se han encendido las candelas y ha comenzado el ritual. Un cerdo ibérico de unas 14 arrobas (unos 150 kilos) sacrificado con anterioridad esperaba a que comenzara el proceso de pelado con aulagas, la técnica ancestral que servía para limpiar de pelo la piel de gorrino. Tras el pelado ha comenzado el despiece: mondongos, asaduras, mantecas, careta, morro, tocino, costillares, lomo, solomillo,

somargos, tajaillas… La matanza tiene un léxico muy amplio y complejo, que además cambia en cada pueblo de Los Pedroches.
Este año, el Ayuntamiento ha aumentado la superficie destinada a venta directa y puestos y han sido muchas las personas que han desafiado a la lluvia para comprar embutido, repostería tradicional o vino de pitarra de Hinojosa, el último reducto vinícola de Los Pedroches.
El alcalde de Alcaracejos, José Luis Cabrera, ha explicado que “la matanza siempre ha desafiado a la climatología y ha quedado un día que nos ha dejado estampas muy típicas, que se han desarrollado con el máximo rigor en cuanto a la tradición”. En torno a las 15:00 ha comenzado la degustación de platos matanceros, cocido y migas. En paralelo, se ha desarrollado el concurso de aceitunas aliñadas, que ha tenido lugar en el Museo de la Matanza, donde se ha encendido el horno y se ha elaborado el pan que se ha consumido durante la fiesta.
Esta tarde han actuado el grupo de danza Los Jarales y el grupo Alcaria, que han interpretado jotas y corros tradicionales, a los que se han sumado muchos espontáneos. Además, están previstas distintas actividades de animación para los niños, que gracias a esta fiesta conocen una tradición que marcó la vida de toda la comarca
durante siglos.

fuente :hoyaldia

Ir a la barra de herramientas