Ir a la barra de herramientas

Coronavirus en Córdoba: Alcaracejos y Peñarroya blindan sus residencias de mayores con el encierro de los trabajadores

  • Los equipos se aíslan con los ancianos para cortar todo contacto con el exterior
  • La Consejería de Salud contabiliza 38 residentes infectados en distintos hogares de la provincia
  • Más información: Así es el mapa del coronavirus en Córdoba

Los mayores se han convertido en el eslabón más débil en la durísima crisis sanitaria provocada en las últimas semanas por el virus SARS-Cov-2, y las residencias están escribiendo algunos de los capítulos más dramáticos en toda esta historia. En Alcaracejos, localidad de apenas 1.500 habitantes enclavada en Los Pedroches, en el corazón de lo que empieza a conocerse como la Córdoba vaciada, las dos residencias son mucho más que un mero servicio que se ofrece a los ancianos. «Son el motor económico de la localidad, es nuestra única industria, el motivo por el que muchas personas han podido quedarse aquí en las últimas tres décadas», resume el alcalde, José Luis Cabrera (PSOE).

Conscientes de lo que esto significa, y con el objetivo principal de que los mayores puedan afrontar seguros, como hasta el momento, el envite del covid-19, la plantilla del Centro Andaluz de Alzheimer ha tomado la decisión comprometida y valiente de confinarse junto a los 61 residentes. El encierro total se producirá este martes y se mantendrá hasta el fin del estado de alarma, cuando el coronavirus no sea más que el lejano recuerdo de una primavera para olvidar.  MÁS INFORMACIÓN

Del medio centenar de trabajadores que son los músculos de este centro, el mayor de los dos que hay en Alcaracejos, de gestión municipal, son 17 los que se confinarán, entre personal de cocina, de limpieza, animadores socioculturales y auxiliares, con la directora al frente. Los profesionales puramente técnicos seguirán muy de cerca todo lo que ocurra mediante la conexión que permiten el teléfono y las nuevas tecnologías, pero en estos momentos lo que prima es la «seguridad de los pacientes», ha valorado el primer edil, que ha expresado en nombre de los familiares y de todo el municipio su gratitud por este paso adelante.

El municipio vallesano, hasta el momento, subsiste como una isla en el mar de contagios en que se ha convertido la provincia de Córdoba, con cerca de medio millar de afectados. Y después de 15 días sin permitir visitas de familiares en sus dos residencias, el Ayuntamiento consideró que había llegado el momento de tomar una decisión más drástica: «En la circunstancia actual, el contagio solo puede llegar desde fuera, por lo que también hemos querido acabar con ese vector», razona Cabrera.

Idéntica iniciativa han tomado en la residencia Virgen del Rosario de Peñarroya-Pueblonuevo, donde el confinamiento será desde el miércoles, 1 de abril. El director, Rafael Chacón, dice que serán alrededor de 30 empleados los que se encierren, cerca del 50% de la plantilla, de las distintas ramas profesionales. Hasta ahora no hay positivos ni entre los trabajadores ni entre los mayores, aunque en el municipio constan ya 11 casos, por lo que el riesgo está al otro lado de la puerta.

Tras la prohibición de que los familiares puedan realizar visitas desde que se decretó el estado de alarma, han aumentado las publicaciones en redes sociales para que desde fuera puedan estar al tanto de todo lo que ocurre. Como muestra, la imagen que acompaña a estas líneas.

Casi 40 mayores infectados en residencias

En otros hogares de la provincia, ya es tarde para una medida de esta envergadura. Y, de hecho, son 38 los contagios de residentes que la Consejería de Salud y Familias tiene contabilizados hasta la tarde de ayer lunes: 21 en la que gestionan las Hermanitas de los Ancianos Desamparados en la calle Buen Pastor; 12 en el centro de Montilla de la misma congregación, y cinco en la residencia del Parque Figueroa, en Córdoba capital, donde además ya se ha producido una muerte.

A ellos habría que sumar otros tres positivos en un centro de Baena de donde procedía una paciente de 68 años fallecida en el hospital Infanta Margarita de Cabra el domingo. Ninguno de estos tres, sin embargo, se encuentra ingresado; todos permanecen alojados en la zona de aislamiento que se ha habilitado para tal fin en el edificio de mayores. En el municipio, saltaron todas las alarmas ante la dura noticia del deceso, y proliferaron por las redes sociales y grupos de whatsapp multitud de bulos y noticias falsas que han provocado confusión, miedo e incertidumbre entre los familiares.

Entre estas noticias erróneas, se encuentra la de que los trabajadores de la residencia no cuentan con el material y equipos de protección individual (EPI) suficientes, algo que diversas fuentes han desmentido a este periódico de manera tajante. “No es cierto”, ya que el personal cuenta “al menos por el momento” con todo lo necesario para poder realizar su trabajo en perfectas condiciones insisten. Pese a ello, han sido muchas las personas que de forma voluntaria y totalmente altruista están haciendo llegar tanto a la residencia como a la plaza de abastos, bomberos, Guardia Civil o Policía Local tanto mascarillas de tela como batas.

En un clima de gran incertidumbre también se vive en la residencia del Parque Figueroa, en Córdoba capital, donde dos nuevos positivos más elevan a 14 el número de contagios por coronavirus, desde los 12 detectados el pasado viernes. La inquietud es máxima, pues una residente del centro falleció ese mismo día en el Hospital Reina Sofía por complicaciones causadas por la enfermedad.

Hasta entonces se habían registrado positivos en cinco ancianos, aunque el número de afectados en la actualidad es incierto. Además, hay varios residentes aislados también a expensas de que les cojan muestras y reciban los resultados. El pasado lunes 23 saltó la noticia con dos contagios, el de una usuaria y el de una enfermera. Ese mismo día, la Unidad Militar de Emergencias (UME) realizó labores de desinfección

fuente el día de córdoba