Ir a la barra de herramientas

Córdoba sufre su día más negro por Covid-19

La provincia suma seis fallecimientos y alcanza su máximo, por lo que su letalidad crece casi en un punto: de 2,3% a 3,1% | Por el contrario, registra una fuerte caída en el aumento de casos: sólo 26 tras añadir 99 y 89 | Andalucía toca techo en la cifra de decesos con 60

Al igual que ocurriera el martes, las sensaciones son contradictorias. Esta vez todavía más si cabe. El precedente marcado por los contrapuntos lo es por una disminución de casos diarios que sin embargo resultara insuficiente para mejorar otros datos globales. De hecho, su incidencia es la cuarta más elevada de su entorno. Muy distintas son las circunstancias en esta ocasión en la que, a grandes rasgos, Córdoba sufre su jornada más negra con motivo de la pandemia de Covid-19. Así es pese a que goza de una fuerte caída en el aumento de nuevos contagios, al pasar de 89 a 26. Porque, muy desfavorable es otro de los aspectos dentro de la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus con origen en Wuhan (China). Se trata de las defunciones, un apartado en el que la provincia registra su peor escalada y alcanza su máximo con hasta seis.

Curiosamente, la situación es idéntica a nivel nacional. Del mismo modo que sucede en Córdoba, los datos son contradictorios. La explicación es sencilla: los decesos que se producen son efecto de la acumulación de afectados durante las últimas semanas. Es decir, las estadísticas en ambos casos no son correlativas en el avance diario sino en un plano mucho más amplio. El caso es que España vuelve a vivir un descenso en el incremento de enfermos por Covid-19 después de alcanzar su máximo. Tras llegar a un desalentador guarismo de 9.222 nuevos pacientes decrece hasta los 7.719. Cierto es que el número es aún alto y que con él se deja atrás la barrera psicológica de los 100.000 en global -con 102.136 positivos en concreto- pero no menos que la curva da muestras ya de su cambio de tendencia.

“El incremento de casos es de alrededor de un 8%”, ha recalcado María José Sierra, la jefa de área del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, en la ya habitual comparecencia pública sobre el coronavirus en La Moncloa. “Estamos en una fase de estabilización de la pandemia”, ha añadido. Así, la preocupación hoy por hoy es la saturación del sistema hospitalario. “Nuestro objetivo principal son los pacientes ingresados en UCI”, ha afirmado. Porque algunos centros comienzan a ver rebasadas sus camas en dicha zona. Por otro lado, el número de fallecimientos se eleva hasta un nuevo récord negativo. Con 864 nuevas muertes España supera los 9.000 (9.053) y no logra frenar el ascenso, lo cual, como también se refleja en Italia, “es esperable”. “Los datos de hoy apuntan lo que ha pasado hace dos o tres semanas”, ha indicado Sierra.

Lo importante a nivel global dentro de la pandemia -sin obviar el dolor que suponen las defunciones- es que la curva parece aplanarse en el país. Un hecho éste que parecía ya se daba en Andalucía hace más de una semana y que sin embargo no se termina de dar. Fue el domingo 22 de marzo cuando el presidente de la Junta, Juanma Moreno Bonilla, habló de la luz al final del túnel tras una acentuadísima reducción de contagios diarios. Desde entonces, la comunidad dibujó una línea en forma de dientes de sierra y encontró su máximo por tres veces hasta llegar a los 723 una semana después de tan esperanzador discurso. Esta vez, tras una pronunciada caída se produce otro aumento en la suma de casos diarios. Son 574 los que añade la región a un historial con 6.392 en total. Sin embargo, el repunte más dramático es el que tiene lugar en el aspecto de defunciones pues agrega 60 a su apunte general. Es récord negativo.

Precisamente en este sentido recogen el peor los datos de Córdoba esta vez. Porque también toca techo después de contabilizar hasta seis en las últimas 24 horas. Ahí no se incluyen, por si fuera poco, las dos conocidas más recientemente por los medios de comunicación. Éstas son las de una segunda muerte en Baena y la cuarta en Lucena, datos que antes de publicarse los partes oficiales de este miércoles marcaban un total de 19 víctimas. Resulta curiosa esta circunstancia tras dos informes diarios por parte del Gobierno y la Junta en que se confirmaban dos decesos menos de los informados. Sea como fuere, la provincia sufre su jornada más negra desde que viera iniciada su particular emergencia sanitaria por el coronavirus. La media docena de fallecidos es el triple del máximo hasta la fecha (dos) y genera el crecimiento de la letalidad en casi un punto respecto del martes: de un 2,3% se pasa a un 3,1%. Esto es con los guarismos aportados por las autoridades pues la tasa es fluctuante por el hecho antes referido.

Pero el máximo de defunciones no sólo se produce en Córdoba en el marco andaluz. Al mencionado de la propia comunidad en global otros dos récords negativos tienen lugar en la misma. Son los registros de Jaén, con 11 nuevos decesos, y Sevilla, con un repunte que lleva hasta los 19. El aumento es notorio en la capital de la región, cuyo anterior techo fue de ocho. En cuanto a la mortalidad ocasionada por el Covid-19 los peores datos los padecen Granada, con un 6,8%, y Almería, con un 6,5%. Andalucía se encuentra actualmente en un 4,8%, mientras que los mínimos los marcan Huelva, con un 2,1%, y Cádiz, con un 2,6%. Málaga, el principal foco de transmisión en el sur de España casi desde el principio del comienzo de su emergencia, está con una tasa de letalidad de un 5,3%.

De vuelta a Córdoba, la incidencia de decesos en el global autonómico crece de modo un tanto significativo respecto al martes. Es de un 6,8% de los 308 totales después de un 6% de 248. En cuanto a la subida diaria, es de un 10% de los 60 contabilizados en Andalucía: en este aspecto sí existe una rebaja. Ante las cifras mencionadas aparece como contrapunto precisamente el dato que es sin embargo el de mayor interés en lo que se refiere a la lucha contra la propagación del Covid-19. Éste es, claro está, el de nuevos contagios. Más que nada porque es el que, como ya quedó dicho, el guarismo marca las fases de estabilización y aplanamiento de la famosa curva. El pico español parece rebasado en esta ocasión, no tanto en la región andaluza. Tampoco se intuye en principio en el mapa cordobés aunque sí se produce un notable decrecimiento.

Sobre gráfico se dibuja un diente de sierra para la provincia, que al tiempo goza de un acentuado descenso en el incremento de casos diarios en relación al día anterior. Los partes oficiales hablan de 28 afectados que se añaden al historial médico, lo que viene a significar 61 menos que el más reciente número en este sentido. La caída se da tras llegar al máximo el pasado lunes (99) y cerrar el segundo apunte más desfavorable desde el 10 de marzo (89). La subida es de un 4,5% del general andaluz y supone una reducción en el porcentaje del acumulado de pacientes, que en Córdoba es ahora de un 10,7%. Acerca de las cifras de enfermos añadidos, Cádiz y Granada sufren sendos máximos este miércoles con 106 y 121 respectivamente.

Es la última nombrada la provincia que cuenta con la peor curva de Andalucía. Desde el inicio de la crisis en su territorio hasta esta jornada suma 1.182 positivos. Son muy muchos más que los de Córdoba al vigésimo primer día particular de emergencia por el coronavirus. La línea trazada en el centro de este análisis es la segunda con mayor acentuación de la región. Con todo, son Málaga y Sevilla las zonas que más enfermos tienen en sus historiales con 1.464 y 1.119 respectivamente. Precisamente estos dos puntos soportan incrementos señalados respecto del martes. Compleja es la realidad de Jaén también en este sentido con un aumento esta vez de 81 pacientes, que deja en 742 su total. Mientras, Huelva sí parece contener la enfermedad en todos y cada uno de sus aspectos: todavía está por debajo de los 200 afectados (195) y de los cinco decesos (cuatro).

Para concluir el análisis sobre la evolución del Covid-19 en Córdoba que cada jornada ofrece CORÓPOLIS es necesario acudir a otro parámetro significativo. Es el referido a la incidencia de la enfermedad en la provincia, también en comparación con Andalucía y los territorios vecinos. En este sentido, la provincia se coloca por debajo de Málaga tras rebasarla el martes. Casi nueve de cada 10.000 cordobeses están contagiados o lo han estado, lo que supone un 8,8% de su población. El territorio que capitaliza la Costa del Sol asciende hasta el 8,9%. Ambas zonas superan en más de un punto a la comunidad, que cuenta con una tasa de un 7,6%. Los peores datos los registran tanto Granada como Jaén, la primera con un 13% -un 12,96% en realidad- y la segunda con un 11,6%