Ir a la barra de herramientas

Córdoba controla la curva de Covid-19 y cierra su cuarto día sin decesos en un mes

La provincia mantiene su tendencia positiva, esta vez con una rebaja de un contagio: pasa de diez a nueve | No suma fallecimientos, hecho inédito desde el 13 de abril y sólo conocido tres veces desde el 21 de marzo | Registra los dos únicos ingresos en UCI de Andalucía

Todavía es requisito fundamental la cautela. Más que comprobado está después de un poco más de un mes de emergencia sanitaria en este caso concreto. Porque siempre está abierta la puerta a un inoportuno empeoramiento de la situación. Lo cierto es que el control de la pandemia de Covid-19 es un hecho en Córdoba, que mantiene la curva de transmisión en absoluta estabilidad. Así lo reflejan los partes oficiales -Gobierno y Junta- de este domingo pues los mismos reportan una rebaja mínima pero real de un contagio en 24 horas. Pasa de los diez del lunes a los nueve de esta jornada, que por si fuera poco es la cuarta sin decesos desde el inicio de la serie en este sentido. Esto es desde el 21 de marzo. Las notas negativas en esta ocasión se encuentran en las cifras de recuperaciones, con sólo una, y de nuevos ingresos en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), con los dos únicos anotados en Andalucía.

No consigue doblegarla, por mucho que antes del lunes todo hacía indicar que así era. Pero sí que la tiene en aplanamiento total. La afirmación está sustentada, como resulta lógico, en los guarismos más recientemente conocidos. El parámetro principal para el estudio de la evolución de la pandemia es, ya se sabe, el de afectados diarios. En este aspecto Córdoba vive una disminución en el aumento de enfermos y contabiliza sólo nueve. De esta forma, continúa por debajo de 20 desde el 16 de abril, cuando añadió a su historial 36. Este número supone un incremento relativo -en porcentaje- de apenas un 0,7% dentro de las cifras globales, en las que se alcanzan los 1.290 pacientes con el coronavirus con origen en la ciudad china de Wuhan. Respecto del crecimiento de contagios, éste significa un 6,7% del reportado por las autoridades en Andalucía. La región suma 134 positivos.

En cuanto a datos globales, la comunidad llega a los 11.689 casos -cada vez son más los que no muestran síntomas- y Córdoba sólo cuenta con un 11% de los mismos. La subida porcentual en ámbito autonómico es de un 1,2%, que resulta de una serie de aumentos reducidos, como los de Málaga, Huelva y Jaén con un 0,3%, un 0,4% y un 0,6% respectivamente. Por cierto, el territorio que capitaliza la Costa del Sol registra su mínimo desde el 8 de marzo al contabilizar apenas seis este martes. Curiosamente, dos provincias sufren ascensos superiores al regional. Son Granada -sobre todo-, con un 3,1%, y Cádiz, con un 1,3%. Por tanto, es la primera de las últimas zonas citadas la que prosigue como foco de mayor preocupación a estas alturas de la crisis sanitaria en una autonomía que también está en etapa de estabilidad de la curva.

Muy favorable es en esta ocasión también el apunte de fallecimientos, en Córdoba y en Andalucía. En el particular del primer caso, que es el que ocupa sustancialmente el análisis de cada día en CORDÓPOLIS, lo es al no contabilizar nuevos decesos. Dicha circunstancia no se produce desde el 13 de abril. Desde entonces siempre sufrió como mínimo una defunción, con su máximo en este período de siete el pasado viernes. Ese dato igualó el peor registrado durante la pandemia, que se dio precisamente el 12 de abril. Además, tan positiva cifra sólo se había conocido en tres partes desde el inicio de la serie en este parámetro, el 21 de marzo. Mientras, la región añade apenas cuatro víctimas mortales, lo que supone el guarismo más bajo desde el 19 de marzo. Los fenecimientos tienen lugar en Granada, con tres -y un 75% de los andaluces-, y Sevilla, con otro.

Córdoba cierra por tanto las últimas 24 horas con una ausencia de fallecimientos que mantiene la cifra total en 79. Esto es sólo el 7,8% de los 1.017 registrados en la región. Tal hecho provoca además que la letalidad decrezca muy ligeramente para situarse en un 6,1% y continúe como la mínima de Andalucía. La comunidad alcanza un 8,7% y Cádiz se coloca como la segunda provincia con menor tasa con un 6,5%. Los peores registros los padecen de nuevo Jaén, con un 10,6%, y Granada, con un 9,7%. Sobre el 9% se encuentran también Almería y Sevilla, con un 9,2% y un 9,1% respectivamente. En términos absolutos, por cierto, las defunciones cordobesas significan la cuarta cifra más pequeña de la autonomía. Por debajo se encuentran Huelva, Almería y Cádiz, con 34, 43 y 75 respectivamente.

Otro parámetro depara un apunte mucho más desfavorable en esta ocasión. Es el de recuperaciones pues Córdoba sólo añade uno a su historial. Lo hace, eso sí, después de que el lunes se viviera una cuando menos curiosa reducción de curados respecto del domingo. Actualmente son 369 las altas hospitalarias que se dan en la provincia, lo que supone un 10,8% del total de Andalucía. El guarismo a nivel porcentual dentro del total de nuevas personas que superaron o superan la enfermedad en la comunidad es de un ínfimo 0,5%. La mejor cifra en este aspecto es la de Granada, que acumula 142 afectados que dejan atrás el Covid-19 de los 182 registrados en la autonomía. Dicho territorio alcanza la tasa más elevada de todas las de su entorno con un 39,5%, con un 29,2% andaluz y un 28,6% cordobés.

Por otro lado, Córdoba registra un dato negativo añadido en esta ocasión. Se trata del referido a los nuevos ingresos en UCI. Suma dos en las últimas 24 horas y estos son los únicos de Andalucía. Un apunte éste que representa una leve subida en la presión sanitaria de la provincia al tiempo que el resto no sufre una situación ni siquiera igual. Tampoco la comunidad, ya que la doble entrada en dicha zona hospitalaria, ya fuera en Reina Sofía o en algún centro de cualquier otro municipio, no conlleva un aumento significativo a nivel regional. Con todo, la carga laboral, y por ende viral, prosigue en buena dinámica en ámbito cordobés.

Ya como cierre al apartado provincial aparece como siempre el análisis de un plano no menos importante dentro de la emergencia sanitaria por Covid-19. No es otro que el relacionado con la incidencia de la enfermedad -cualquiera pero ahora el coronavirus- en una determinada población. Este parámetro refleja, como se señala desde el inicio de la pandemia, el grado de afectación en una población, que CORDÓPOLIS estudia por cada 10.000 habitantes. La tasa de Córdoba es de un 16,4%, que es la tercera más baja de Andalucía. Esto es 2,5 puntos más que el porcentaje autonómico, que es de un 13,9%. Pero la peor parte se la llevan, como ocurre desde hace semanas, tanto Granada -sobre todo-, con un 23,5%, y Jaén, con un 20,7%. En mínimas se ubican los territorios de Almería y Huelva, con un 6,6% y un 7,5% respectivamente.

Sustanciosa rebaja de casos pero subida de decesos en España

Buena es la tendencia, también confirmado, en España. Principalmente porque de una vez por todas la transmisión de la enfermedad mantiene su dinámica descendente, por mucho que sea lenta la progresión. Esta vez es más pronunciada, si bien cabe matizar que los apuntes globales que ofrece el Ministerio de Sanidad son de confirmaciones y no de positivos sin más, de forma que no añade los asintomáticos. Lo cierto es que el país registra un aumento de 3.392 contagios, que son casi un millar menos que un día antes, cuando contabilizó 4.266. Así, el crecimiento es de sólo un 1,7%. En términos totales, pasa de 202.210 a 205.602.

Al contrario del anterior parámetro menos favorable es el referido a los fallecimientos. Nunca es bueno el dato en este sentido, ya que una sola muerte ya es demasiado. El caso es que en este aspecto España sufre un incremento respecto del lunes con 430 defunciones tras 399. Esta cifra conlleva que la global ascienda de 20.852 a 21.282, si bien la letalidad no padece crecimiento alguno y se sitúa en un 10,4%. Tampoco es muy positivo en esta ocasión el apunte de curados pues el guarismo es de 1.927 y se va apenas de 80.587 a 82.514. Aun así, la tasa de recuperaciones es una de las más elevadas del mundo al ubicarse en un 40,1%. Dicho número, sin embargo, significa que en ámbito nacional todavía no comienza a doblegarse la curva de la pandemia. Tal hecho se produce, como ya quedó indicado en jornadas procedentes, cuando las altas diarias están por encima de los afectados.