Ir a la barra de herramientas

Dinámica rota: Córdoba registra su máximo de contagios de Covid-19 desde el 6 de abril

La provincia registra un incremento de 42 casos diarios, que son 32 más que el miércoles | Por el contrario, cierra este jueves sin nuevos decesos después de un repunte hasta los cuatro | Busca tendencia positiva de recuperaciones con otras 16 y una tasa de un 29,8%

Nuevo paso atrás. Esta vez es quizá mucho más inesperado o sorprendente. Más que nada porque el dato rompe una dinámica realmente positiva, que como mínimo queda en suspenso hasta que se conozcan los próximos partes oficiales -Gobierno y Junta-. El hecho es que Córdoba cierra un día desfavorable en relación a la crisis sanitaria provocada por el Covid-19 al registrar su máximo de nuevos contagios desde el 6 de abril. Así es después de contabilizar hasta 42, lo que supone un crecimiento de 30 en comparación con el miércoles. Este jueves es por tanto una jornada de incertidumbre en lo que se refiere al análisis más amplio de la evolución de la pandemia. Como nota agradable, la provincia completa las últimas 24 horas sin más decesos. Así alcanza su quinto apunte en este sentido desde el inicio de la serie el 21 de marzo.

Desalentador, al menos a simple vista, es el guarismo de casos diarios de Covid-19 en un territorio con expectativa clara y casi firme de capacidad para doblegar la curva de transmisión. Porque Córdoba padece, al igual que sucede en España y en Andalucía, un aumento en el número de afectados. Aunque es más idóneo hablar en particular de un marcado repunte al pasar de diez a 42 pacientes en las más recientes 24 horas. La cifra es además la peor desde comienzos de abril, el lunes 6 para ser más concretos. Entonces se añadieron al conteo 72 positivos de coronavirus con origen en la ciudad china de Wuhan. A partir de ese momento la tendencia fue de aplanamiento e incluso de vencimiento de la línea en gráfico pese a ascensos puntuales. Fue el pasado 16 del presente mes cuando se produjo el último de estos con 36 contagios.

La explicación a esta circunstancia puede encontrarse en dos sentidos: uno es que se haya producido un efecto domingo con atraso -es decir, que se incluyan casos desde el inicio de la semana- y el otro es que las pruebas serológicas generen esa subida. En cualquier es un dato poco halagüeño tras cinco semanas y media de cuarentena en todo el país. El hecho es que Córdoba alcanza un 13,3% de los nuevos afectados de Andalucía con motivo del tercer crecimiento más alto de la región esta vez: es de un 3,2% y sólo está superado en negativo por el 3,7% de Cádiz y el elevado 4,1% de Almería. Así, vuelve a dejar atrás la barrera del 10% de incidencia respecto del total autonómico para situarse otra vez en el 11%. Por cierto, la provincia acumula ya 1.342 pacientes y la comunidad 12.237, en este último ámbito con un aumento de un 2,7%.

Tales detalles van en consonancia con los registrados también en España este jueves, con otro incremento de contagios diarios. Pero antes de adentrarse este análisis en el apartado nacional corresponde continuar con los distintos parámetros de estudio de la evolución de la pandemia. El siguiente normalmente es el más duro y éste es el que va en relación con los fallecimientos. Mucho más favorables son las frías estadísticas en este sentido para Córdoba pues cierra su quinto día sin nuevos decesos desde que registró los primeros allá el 21 de marzo. Con su cero, se mantiene en los 83 a los que llegó el miércoles y permanece con la letalidad más baja de la región. En este sentido consigue además rebajar la tasa a un 6,2%, que es más de un punto inferior a la que le precede por alto. Esta última es la de Cádiz, territorio que se sitúa ya en 7,3% tras contabilizar otras cinco víctimas mortales -con 88 en total-.

Sí que vive un descenso en este aspecto Andalucía, que pasa de las 33 defunciones el miércoles a las 29 de este jueves. Cierto es: la reducción es mínima. Con todo, no deja de ser un dato positivo. La comunidad suma otros 29 fallecimientos en un día en que sólo Almería y Huelva además de Córdoba viven aumentos cero. La peor parte en este parámetro se la llevan Sevilla en términos absolutos, con ocho decesos, y Jaén a nivel global, con una letalidad que roza ya el 11% -es de un 10,9% para ser exactos-. En cuanto a la tasa autonómica, ésta es de en un 8,8% con 1.079 víctimas mortales. Sobre las demás provincias, todas superan como mínimo el 8%, con Málaga, Huelva y Almería muy por encima con un 8,6%, un 8,8% y un 8,9%, respectivamente. Granada se ubica en un 9,7% y Sevilla, por su parte, en un 9,2%. Por cierto, que las 83 muertes cordobesas significan un 7,7% de las andaluzas.

Importante es también otro parámetro dentro del estudio de la evolución de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19. Éste es el de recuperaciones, que aunque cae de manera muy leve permanece en buena tendencia. En Córdoba son 16 los curados que se contabilizan en las últimas 24 horas, lo que supone continuar muy cerca del 30% de tasa con un 29,8%. Si bien todavía resultan escasos, los 400 afectados que superan la enfermedad comienzan a ser un apunte significativo. El detalle negativo al respecto es que está por debajo del número de nuevos casos y se corta la fase de vencimiento de la ya tan famosa curva. Las altas de la provincia esta vez son además apenas de un 5% de las registradas en Andalucía, mientras que el guarismo global es de un 10,4% en lo que se refiere al total. La región, por contextualizar, añade 278 personas que no sufren al fin, o comienzan a no sufrirlo, el coronavirus. Alcanza las 3.847 y el 31,4%.

Por otro lado, y no menos señalado, es otro dato. Se trata del relacionado con nuevos ingresos en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Córdoba encadena dos días a cero en este sentido tras registrar los dos únicos que la comunidad agregó el martes. Dicho parámetro muestra en buena medida, si bien no de pleno, la rebaja en la carga laboral y viral del sistema sanitario. La provincia permanece de esta forma en un momento de relativa calma, sin las dificultades que padeció en una fase anterior de la pandemia en el caso particular -también se produce esta circunstancia en España y en Andalucía-. Por cierto, la región se sitúa ya en sólo 1.009 hospitalizados y goza de una bajada de 84 respecto del miércoles. Esto quiere decir, definitivamente, que la progresión pese a los datos continúa en la comunidad.

Y como último aspecto a revisar a nivel provincial antes de realizar un repaso en plano nacional del desarrollo de la pandemia aparece como suele ser habitual, excepto si se dan ascensos acentuados, la incidencia. Tal parámetro refleja, cabe recordar, el grado de afectación de la enfermedad -una cualquiera pero en este caso el Covid-19- en una determinada población. CORDÓPOLIS establece la tasa en relación a cada 10.000 habitantes. Córdoba se encuentra todavía con la tercera tasa más elevada dentro de su entorno más próximo al escalar esta vez hasta un 17,1%. El apunte autonómico es de un 14,5%, superado también por Sevilla con un 16,7%. Aunque la peor parte se la llevan, como es frecuente desde hace semanas, Granada y Jaén con un 24,7% y un 21,1% respectivamente.

Estancamiento en España

Más negativa es si cabe la realidad a nivel nacional pues se produce otro incremento de contagios y fallecimientos diarios. Por mucho que la situación sea de tendencia de control del coronavirus, España sufre un claro estancamiento. Sobre todo porque vive una nueva subida de casos -que no positivos, en los que se incluyen asintomáticos y no entran en el número oficial- durante una semana extraña. Son 4.635 los pacientes que contabiliza el Ministerio de Sanidad en las últimas 24 horas para alcanzar un total de 213.024. La cifra no es negativa en sí pero resulta desalentadora porque a estas alturas de estado de alarma, tras cinco semanas de confinamiento, la línea habría de ser mucho más descendente -y ubicarse quizá levemente por encima de 3.000-. Todo se reduce a un aumento de un 2,2% que es alto para el instante del proceso.

En subida cierra el país también la jornada, entre el miércoles y este jueves, en lo que se refiere a defunciones. Cierto es que el crecimiento es mínimo pero no menos que el guarismo en términos absolutos también tendría que verse rebajado. En este punto es necesaria una aclaración: las víctimas mortales van en relación directa con la presión en UCI. O dicho de otro modo: son enfermos previos al estado de alarma o de inicios de dicha fase. Sea como fuere, España alcanza los 22.157 decesos con una letalidad mantenida de un 10,4%, inferior a la de muchos otros países de Europa. Mientras, las recuperaciones no dejan de crecer aunque exista una leve disminución diaria respecto del miércoles. A nivel nacional se contabilizan en esta ocasión 3.335 altas, que llevan a un global de 89.250 y una tasa de un 41,9% -en aumento-. Este porcentaje es uno de los más altos del mundo.