Ir a la barra de herramientas

Coronavirus en Córdoba: CSIF exige a la Junta que despeje las dudas sembradas por el Gobierno sobre una supuesta vuelta a las aulas

El sindicato recuerda que la función de los centros es educativa, no asistencial, y reclama un plan preventivo para afrontar el inicio del curso 2020-2021

CSIF, primera fuerza sindical de la enseñanza pública en Córdoba y en Andalucía, reclama a la Consejería de Educación y Deportes que “concrete cuestiones” y “despeje las dudas sembradas, en este caso, por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez”, al referirse a una supuesta vuelta presencial a las aulas para determinado alumnado y en determinadas circunstancias antes de que concluya el presente curso escolar dentro del plan de desescalada del estado de alarma por la crisis del coronavirus. informa el sindicato en una nota de prensa..

El responsable del Sector de Educación de CSIF Córdoba, Samir Wahab,  considera que, “dada la situación de incertidumbre a la que está sometido una vez más tanto el profesorado como el alumnado, a raíz de los mensajes confusos y ambiguos lanzados por el Ejecutivo central, la Administración autonómica debe asumir la responsabilidad de aportar certezas y concretar en qué condiciones y con qué garantías se plantearía un regreso presencial de docentes y alumnado, en el caso de producirse”.

En relación al anuncio sobre que solo se abrirán los centros antes de que acabe el curso para clases de refuerzo y para menores de seis años cuyos padres no puedan teletrabajar, CSIF recuerda que la función de los centros es educativa, no asistencial. “No vamos a consentir que sean condicionantes o presiones de tipo social, económico o de conciliación los que precipiten el regreso a los centros educativos”, subraya Wahab, que defiende que “lo que deben primar son criterios sanitarios y pedagógicos, y cualquier decisión debe tomarse a través del diálogo con los legítimos representantes de los trabajadores y trabajadoras”.

A juicio de CSIF Educación Córdoba, “actualmente no se dan las circunstancias, ni desde el punto de vista sanitario, ni desde el punto de vista de prevención de riesgos, para una vuelta presencial a las aulas”. “Es necesario tener resuelto cómo se van a cumplir las distancias de seguridad de dos metros entre persona y persona en las dependencias educativas”, ejemplifica Wahab, que se  refiere también al personal de riesgo que, en cualquier caso, no debe incorporarse a sus puestos de trabajo, como pacientes crónicos, mujeres embarazadas, mayores de 60 años o trabajadores que tengan a su cargo el cuidado de menores o mayores.

El representante sindical destaca la guía técnica elaborada por CSIF para la incorporación a los centros de trabajo e indica que el sindicato exigirá que la vuelta a los puestos presenciales sea gradual y que previamente se reúna a los comités de seguridad y salud laboral para planificar unos protocolos internos que garanticen una reincorporación segura.

Asimismo, CSIF exige como condición previa la desinfección completa de los centros, la dotación de dispensadores de geles hidroalcohólicos y de equipos de protección individual (EPI) adecuados, así como la realización de test a todo el personal previo a su reincorporación, con el objetivo de evitar la expansión del virus. Además, a su juicio “es imprescindible reforzar las plantillas de los Servicios de Prevención de las delegaciones territoriales de Educación”.

CSIF reclama, además, una ratio máxima de 12 alumnos por aula, entradas y salidas escalonadas y por turnos, mascarillas obligatorias para el profesorado y alumnado, así como señalización de itinerarios de desplazamientos dentro de los centros educativos. Por todo ello, CSIF exige al departamento que dirige Javier Imbroda “que aporte certezas y seguridad a docentes y a familias, y que garantice que cualquier planteamiento de vuelta a las aulas se haga con todas las garantías de seguridad para los trabajadores y trabajadoras y para la comunidad educativa en general”, señala el responsable del Sector de Educación de CSIF Córdoba.