Ir a la barra de herramientas

Los precios de los cereales no se desescalan y continuaron su tendencia a la baja en los mercados mayoristas

Los precios de los cereales no se desescalan como pasa con más de media España y continuaron su tendencia a la baja en la última semana, mientras que los del trigo duro se mantuvieron sin cambios, según la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe).

Los datos difundidos este lunes por la asociación, correspondientes a la semana 20 (del 11 al 15 de mayo), reflejan que el precio de la cebada cayó el 1,46 % semanal, hasta los 166,12 euros por tonelada.

El precio medio del trigo blando fue de 194,88 euros/tonelada, el 1,79 % menos que en la semana anterior; el de la cebada de malta, de 174 euros/tonelada, el 1,13 % menos; y el del maíz, de 180,51 euros/tonelada, el 0,60 % menos.

El precio del trigo duro, por su parte, se mantuvo invariable, en 270 euros/tonelada, respecto a la semana anterior, de acuerdo a los datos de Accoe.

Desde enero de 2020, los precios han bajado especialmente en el caso de la cebada, que se abarató el 8,59 %; seguidos de los del trigo blando, que lo hicieron un 3,09 %.

Por el contrario, se ha elevado el 7,07 % la cotización del trigo duro desde enero, y el 0,16 % el del maíz.

En el mercado de proteínas y coproductos, la evolución desde comienzos de 2020 ha sido positiva para la cascarilla (180 €/t, +19,50%); la colza (268 €/t, +14,04 %), la pipa de girasol (375 €/t, +8,7 %) y la pulpa (192 €/t, +0,5 %), en tanto que el precio de la soja (335 €/t) ha permanecido sin cambios.

Y aunque los precios de los cereales no se desescalan en España por causas muy nacionales, tampoco ayuda que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) haya lanzado, en su informe del mes de mayo, una primera previsión de producción mundial de cereales para la campaña 2020/21 en la que apunta a un incremento del 3,6%, con lo que se situaría en 2.249,9 millones de toneladas, frente a 2.170,4 millones en la campaña actual. El aumento se debe a que se espera una mejora tanto en la producción de cereales secundarios como en la de trigo.

En el caso de los cereales secundarios se espera un aumento del 5,3%, con lo que se obtendrían 1.481,44 millones de toneladas, frente a los 1.406.08 de la campaña 2019/20.