Ir a la barra de herramientas

Treinta confinados en Córdoba por un positivo por coronavirus tras una fiesta familiar

El SAS comunica el caso a la Subdelegación del Gobierno para las sanciones oportunas

fuente :ABC de sevilla

Un reencuentro familiar, un viaje transoceánico, un montón de personas deseándose lo mejor y una epidemia. Pues eso es lo que ha pasado en la ciudad de Córdoba, en una familia que tiene a treinta de sus miembros confinados por precaución tras haberse detectado que desarrollaron una actividad privada pero muy por encima de las posibilidades que ofrece la normativa de la fase dos. El encuentro tuvo lugar en una casa particular el pasado día 26 de mayo, según ha confirmado el Ayuntamiento de Córdoba.

El asunto surgió a raíz de la presencia en Córdoba de un miembro de la familia que había llegado recientemente a la ciudad. Procedía de una ciudad de Estados Unidos, Nueva York,desde donde había volado a Madrid con escala en Bélgica para reencontrarse con toda su familia política de Córdoba. Realizadas las pruebas por sospechas de Covid-19, el viajero dio positivo en la enfermedad. El joven afectado es un joven miembro de la aristocracia europea.

Y ahí es donde se encendieron todas las alarmas de las autoridades sanitarias que se encuentran en estos momentos en plena vigilancia epidemiológica de los casos que surjan. Previamente, se había celebrado un encuentro familiar de unas treinta personas que son a las que se le están realizandoel seguimiento. La reunión tuvo lugar en un domicilio familiar.

La Junta de Andalucía ha establecido los controles epidemiológicos correspondientes y ha comunicado el caso a la Subdelegación del Gobierno para que establezca las sanciones oportunas. Actualmente, las personas que hacen turismo en España desde otros países tienen que someterse a una cuarentena de catorce días cuando llegan al país. Algunos de los asistentes a la fiesta tienen domicilio en Sevilla. Una parte no ha podido ser localizada.

Además, este tipo de encuentros familiares tienen que realizarse aún con muchas cautelas. En concreto, no más de quince personas por fiesta, lo que en este caso parece haberse sobrepasado. Fuentes consultadas aseguran que no se han producido hospitalizaciones.

El delegado de Seguridad del Ayuntamiento de Córdoba, Miguel Ángel Torrico, pidió a las autoridades competentes la máxima contundencia ante unos hechos que consideró «totalmente irresponsables». «Este tipo de conductas nos ponen en riesgo a todos», explicó el edil, que agradeció el trabajo de los servicios epidemiológicos de la Junta, que son los que realizan el seguimiento a estos casos.