Ir a la barra de herramientas

Las oenegés de Córdoba aplauden la renta mínima pero temen que haya duplicidades

Los trabajadores sociales esperan que sea «un paso hacia la renta básica universal». Ponen el acento en las familias con menores y confían en que sea ágil

Archivo

Los colectivos sociales que trabajan en Córdoba aplaudieron ayer la aprobación de la nueva renta mínima vital como una medida necesaria en el actual contexto de emergencia social que ha sumido a miles de familias en la pobreza más absoluta o en el abismo del riesgo de exclusión social. En este contexto, entidades como Cruz RojaCáritasAdeatAperfosa y Anfane coinciden en la importancia de que exista un ingreso mínimo para proteger a los más vulnerables desde antes de la crisis del covid y para las situaciones sobrevenidas en la actual coyuntura, aunque algunos temen que se produzcan duplicidades en la concesión de ayudas y que eso desincentive de algún modo la búsqueda de empleo o cronifique la situación de pobreza de muchas personas o familias en lugar de promover un proceso de cambio de su situación.

El Gobierno aprueba el ingreso mínimo vital

El vicepresidente de Aperfosa, Miguel López, puso el acento en que la medida «haga hincapié en ayudar a las familias con menores», aunque destacó que «esta renta va ayudar a paliar los efectos de la crisis, siempre que haya menos burocracia y su concesión más ágil debe ir acompañada de otras herramientas que promuevan el acompañamiento y motivación para salir de ese plano asistencial». En la misma línea, la presidenta de Adeat, Juana Herrera, cree que esta ayuda «va a aliviar a muchos hogares que lo están pasando mal en este momento», ya que otras prestaciones como la renta mínima de inserción social de Andalucía tiene un procedimiento demasiado largo y no es ágil en una situación de emergencia. «La clave es que sea rápida», recalca, al tiempo que destaca que «no se debería descuidar el estímulo a la búsqueda activa de empleo». También teme que existan duplicidades «ante las que habrá que estar atentos para establecer un reparto equitativo y que la ayuda llegue a todas las familias, también las que están en situación de necesidad pese a no ser usuarios habituales de los Servicios Sociales». El presidente de Anfane, Rafael Cidres, también valora positivamente la medida, pero teme que desincentive la búsqueda de empleo si se prolonga en el tiempo y no se incorporan controles para evitar duplicidades y sistemas de rendición de cuentas