Ir a la barra de herramientas

Desescalada educativa dispar en España

Las autonomías fijan distintas fechas y parámetros para clases de refuerzo, en especial de los alumnos de 4º de la ESO y 2º de bachillerato

La desescalada del estado de alarma en materia educativa se generaliza mañana en toda España, al sumarse los pocos lugares que faltaban a la fase 2, desde cuando se pueden reabrir las aulas para los alumnos. Cada comunidad, incluso cada centro, deben fijar cómo será este final de curso del coronavirus.

Clases presenciales de refuerzo para los alumnos de final de etapa, especialmente cuarto de la ESO y segundo de Bachillerato que se presentan a las pruebas de acceso a la Universidad (EBAU/EVAU), tutorías para rezagados o aulas para los más pequeños.

[Sigue aquí en directo las últimas noticias sobre el coronavirus en Córdoba]

Las medidas de flexibilización en el ámbito educativo del Gobierno han permitido que desde la fase 1 se limpiaran y desinfectaran los centros cerrados desde marzo y que se reanudaran tareas administrativas, y desde la fase 2 que volvieran las actividades presenciales no universitarias.

Pero el Ejecutivo, que fijó que el curso general no vuelve hasta septiembre, apunta simplemente en sus documentos sobre la desescalada educativa que corresponde a las comunidades la ejecución de las medidas desde la fase 2, pudiéndose mantener las modalidades a distancia y on line. Cada autonomía ha diseñado lo que considera más conveniente.

Regreso presencial dispar

Desde mañana 8 de junio, las 13 escuelas infantiles dependientes de la Consejería canaria de Derechos Sociales inician una reapertura escalonada, con un nuevo protocolo de seguridad. Pero hace días que en Canarias volvieron a sus centros alumnos bajo cita previa. La actividad se ha limitado a orientación o refuerzo, en concreto, a estudiantes que cambian de etapa.

También desde este lunes en la Comunidad de Madrid los alumnos de Primaria van a poder volver a clase, de forma voluntaria y para los que necesiten refuerzo.

A partir del 16 de junio, cuando acaban los exámenes finales de Secundaria, podrán volver alumnos de segundo de Bachillerato para preparar la EvAU. Y el 23 de junio (cuando Madrid estará previsiblemente en fase 3) los de las escuelas infantiles 0 a 3 años cuyos padres trabajen.

Unas semanas antes, desde el 25 de mayo, en el País Vasco se podían retomar las clases para cuarto de ESO, segundo de Bachillerato y Formación Profesional (FP). La propuesta fue que los alumnos combinasen dos días de presencial con otros dos por internet cada semana, sin superarse cinco horas en el centro, con horario intensivo y sin comedor.

En Cataluña, la semana pasada escuelas e institutos situados en zonas en fase 2 reabrieron para alumnos, pero hubo baja asistencia y el rechazo de muchos directores de centros y sindicatos. Desde este lunes ya pueden abrir los centros de Barcelona y su ámbito metropolitano con medidas para preservar la seguridad de profesores y alumnos, como mantener la distancia o uso de mascarillas y gel.

Y se ha previsto un servicio de acogida para alumnos de 3 a 6 años de 9 a 13 horas cuyas familias no puedan flexibilizar el trabajo presencial pero con ratios entre 8 y 10 alumnos máximo.

En Extremadura, el 1 de junio se produjo la vuelta presencial solicitada voluntariamente por alumnos, aunque padres y sindicatos de docentes lo consideran algo «testimonial» y centrado en segundo de Bachillerato. La administración recuerda que la formación telemática es esencial y que las clases de refuerzo son para los cursos de fin de ciclo.

En Baleares, desde el 27 de mayo se realizan tutorías presenciales, con cita previa y un máximo de cinco alumnos, para cuarto de ESO, segundo de Bachillerato y de FP, sexto de Primaria y últimos cursos de enseñanzas de régimen especial, con medidas higiénicas y «limitándolas al tiempo imprescindible».

En Galicia se han incorporado, de forma voluntaria y desde el 25 de mayo, los alumnos de segundo de Bachillerato y de FP. Para esa vuelta se publicó una resolución con instrucciones y medidas de prevención e higiene. En segundo de Bachillerato, la asistencia es de alrededor del 30 %.

En la Comunidad Valenciana, desde el 1 de junio los centros están abiertos para atención presencial al alumnado de forma puntual, dudas, entrega o recepción de materiales. Con cita previa. También se pueden organizar actividades en grupos reducidos de diez alumnos de final de etapa, especialmente para alumnado con brecha digital. La Consejería señala que en estos primeros días se está requiriendo muy poco esta asistencia puntual, la mayoría por tutorías sobre itinerarios el próximo curso o pequeños grupos de FP que necesitan prácticas.

En Navarra, los institutos pueden abrir sus puertas para segundo de bachillerato y repaso de temas de la EVAU. Pero algunos institutos han comunicado que no abrirán al ser pocos los alumnos que han solicitado ir. Cada centro puede decidir el momento de la apertura, en todo caso antes del 19 de junio, cumpliendo los requisitos de un máximo de quince estudiantes por aula y con medidas de protección individual.

En Asturias, las clases se retomaron el 4 de junio con carácter voluntario para segundo de Bachillerato o refuerzo educativo de cuarto de la ESO y FP. Sindicatos docentes consideran que la vuelta a las aulas es una decisión precipitada que entraña riesgos. Un total de 2.213 estudiantes de segundo de bachillerato (44,61 % de matriculados) optan a clases presenciales; 577 de cuarto de ESO (11,35 %) y 271 del ciclo superior de FP.

En La Rioja, la actividad presencial voluntaria se reanudó a finales de mayo para alumnos con necesidades educativas especiales, matriculados en cuarto de Primaria y cursos superiores seleccionados por sus profesores por necesitar refuerzo, apoyo o tener dificultades tecnológicas.

En Aragón, los centros organizan desde finales de mayo, mediante cita previa, tutorías presenciales y entrega o recepción de materiales, siempre que no sea posible telemáticamente, para una mejor preparación de la EBAU y para segundo de FP.

En Castilla-La Mancha terminarán el curso de manera telemática. Solamente podrán volver a recibir clase presencial, con solicitud previa al centro escolar, los alumnos de segundo de Bachillerato que quieran recibir clases de refuerzo de cara a la EVAU, en grupos máximos de diez alumnos.

En Castilla y León, el curso finalizará el 23 de junio sin retomar una formación presencial que la Consejería de Educación sí ha habilitado, de forma voluntaria, para segundo de Bachillerato. Las clases presenciales para la EBAU, del 12 al 23 de junio, serán voluntarias y solicitadas mediante una cita telefónica acompañada de una declaración de que no se padecen síntomas.

El alumnado con necesidades educativas especiales podrá recibir las sesiones de fisioterapia como antes de la pandemia (del 12 al 30 de junio) y todos un servicio de atención psicológica a través de un teléfono gratuito (del 8 al 23 de junio). A partir del 8 de junio, las familias podrán recoger las pertenencias que dejaron sus hijos.

En Andalucía no habrá clases presenciales en lo que resta de curso y la Consejería prevé que los profesores vuelvan la última semana de junio a los centros para cerrar este curso y preparar el próximo. No obstante, desde el 18 de mayo directivos y personal administrativo atienden solicitudes presenciales de matrícula.

En Murcia tampoco se volverá a clase hasta el próximo curso, aunque los de segundo de bachillerato podrán recibir voluntariamente clases presenciales para reforzar conocimientos para la EBAU. No se hará uso de la posibilidad de que vuelvan a clase desde la fase 2 los menores de 6 años cuyos padres trabajen. Se considera discriminatoria para sus profesores y para los alumnos mayores de esa edad.

En Cantabria vuelven mañana, de forma «excepcional y voluntaria», alumnos de segundo de Bachillerato, los que opten a un título de FP y los del último curso de Enseñanzas Elementales y Profesionales de Música y Danza.

Los docentes pueden establecer reuniones con alumnos con «más dificultades» y hay libertad para que el personal sea convocado para Juntas de Evaluación o trámites sobre final de curso y el próximo.

Por su parte, en Ceuta, el director provincial de Educación, Javier Martínez, ha manifestado que los centros permanecerían cerrados en junio, pero se desconoce qué se realizará en julio, con las clases de refuerzo