Ir a la barra de herramientas

Vuelven los mercadillos en Cordoba con muchas medidas de protección

Tranquilidad y cautela en el mercadillo de Alcolea este lunes, casi un ensayo de la jornada del martes, en la que es el turno de Las Setas, La Ladera y Plaza de la Unidad

Primer día de mercadillo en Alcolea con la fase 3 | MADERO CUBERO

Gel hidroalcohólico, mascarillas y dirección única. Estos son los elementos que han definido la vuelta a la normalidad en el Mercadillo de Alcolea, el primero de los espacios de venta ambulante que se ha reactivado con la entrada en la fase 3, y casi un ensayo de lo que se espera este martes, cuando sea el turno de Las Setas, La Ladera y Plaza de la Unidad.

En la barriada, la tónica ha sido la tranquilidad. El ambiente estaba fresco y el espacio solo estaba ocupado al 50%, tal y como se estipuló con el Ayuntamiento. A la entrada, una persona que estaba pendiente del aforo, dispensaba gel hidroalcohólico, una solución que estaba presente, además, en cada uno de los puestos del mercadillo, en los que los gritos habituales, sonaban algo más bajos por el efecto pantalla de las mascarillas.

Aún así, no han faltado los típicos “¡nos lo quitan de las manos!” y “¡los tengo en oferta!”, aunque con algo menos de alegría. El mercadillo de Alcolea, no obstante, no suele ser demasiado voluminoso. Apenas una treintena de puestos, de los que este lunes han abierto 15, y el miércoles lo harán los otros 15, para la semana que viene turnarse y los del miércoles poder vender también los lunes.

Así se ha estipulado en este espacio, que ha estado vigilado por Policía Local y que ha contado con tres voluntarios de Protección Civil para informar al público de que se debía seguir un único sentido y de que siguieran las flechas pintadas en el suelo, que, guste o no, restan algo de frescura a unos espacios comerciales cuyo encanto está, en gran medida, en su anarquía controlada.

Para Juan Fernández, de la Asociación de Comerciantes Ambulantes de Córdoba (Acamcor), es un momento muy delicado para la venta ambulante. Cree que, en gran medida, toca reciclarse. Ellos tienen que apostar por llegar a la gente a través de otros canales, como las redes; mientras que al Ayuntamiento le pide más flexibilidad en dos cuestiones que le parecen básicas.

La primera, que exima a los vendedores ambulantes de pagar las tasas municipales este año, a imagen y semejanza de otras ciudades. “En Málaga se ha dado una ayuda de 3.000 euros y se ha quitado la tasa. Nosotros pedimos que, como mínimo, nos quiten la tasa”, explica Fernández, que manifiesta su interés en conocer si habrá ayudas para ellos en el plan de choque.

La segunda, que les permitan realizar mercadillos un par de días por la noche durante el verano. El presidente de Acamcor remarca que esta iniciativa, de la que se viene hablando desde hace años, se ha llevado a cabo con mucho éxito en otras ciudades y, más allá de su confianza en que cuajaría en Córdoba, está su llamamiento a la comprensión, ya que las temperaturas hacen muy difícil trabajar con mascarilla durante el verano cordobés