Ir a la barra de herramientas

DIPUTACIÓN: El proyecto Segunda Oportunidad destina 240.000 euros para contratar a personas de 45 a 55 años

Empresas privadas de la provincia podrán optar a un total de 40 subvenciones de 6.000 euros cada una

La Diputación de Córdoba pone en marcha, con el programa Segunda Oportunidad, una nueva convocatoria de subvenciones, dotada con 240.000 euros, para que las empresas contraten a personas de entre 45 y 55 años.

El delegado de Empleo de la institución provincial, Miguel Ruz, ha explicado que mediante este programa se conceden incentivos «a aquellas empresas privadas que desarrollen su actividad en la provincia de Córdoba que contraten a personas entre los 45 y 55 años», que han de estar inscritas como demandantes de empleo en el periodo anterior a la contratación y residir en el municipio en el que esté ubicada la entidad beneficiaria, preferentemente.

La cuantía de las subvenciones será de 6.000 euros por beneficiario, concediéndose un total de 40 subvenciones para esta convocatoria. Serán beneficiarias de las ayudas las solicitudes que obtengan mayor puntuación según los criterios de valoración establecidos en las bases.

Además de la actividad laboral que desempeñará el contratado, la entidad privada deberá realizar un programa en el que se recojan las competencias profesionales del oficio o profesión que este adquiera durante el tiempo de duración de la contratación, que favorezcan su posterior incorporación al mercado laboral y mejoren su empleabilidad, ha detallado el delegado de Empleo. 

Presentación de solicitudes

El plazo de presentación de solicitudes es de 15 días, contados a partir del día siguiente al de su publicación de la convocatoria en el Boletín Oficial de la Provincia de Córdoba, y esta se podrá realizar a través del Registro Electrónico de la Diputación de Córdoba.

Esta convocatoria se encuadra dentro del Objetivo 8.4 de los incorporados en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, contribuyendo a lograr empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todas las mujeres y los hombres, incluidos los jóvenes y las personas con discapacidad, así como la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor