Ir a la barra de herramientas

Mano dura en Andalucía con las discotecas: menos aforo, reservas y registro de usuarios

  • El aforo en el interior de los bares de copas se reduce del 75% Las mesas en las terrazas de todos establecimientos de restauración no podrán sobrepasar la 12 personas

Varias personas mantienen las medidas de protección en un discoteca. / EFE

Los locales de ocio nocturno andaluces tendrán que contar con un sistema de identificación de las personas que accedan a ellos para poder realizar un «rastreo más efectivo» en el caso de registrarse algún caso positivo por Covid-19, y se prohibirá el consumo en sus barras.

Así lo ha avanzado el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta, Elías Bendodo, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, en la que ha añadido que el aforo de los bares de copas se reduce hasta un 60% en el interior y el grupo máximo de reserva de mesa en un restaurante pasa de 25 a 12 personas.

Bendodo ha dado cuenta de estas nuevas medidas en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, que se adoptan tras la reunión que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, mantuvo ayer con los alcaldes de las ocho capitales de provincia.

En relación con las medidas para las discotecas, además del registro de sus asistentes, el acceso a estos locales se hará bien tras una reserva previa con nombres y apellidos y si no se realiza esa reserva, a la entrada habrá que dejar los datos personales.

En el interior, las personas no podrán consumir ni adquirir las bebidas en la barra, sino que tendrán que estar en las mesas, cuyo aforo máximo será de 12 personas. Éste es el mismo aforo que se establece a partir de ahora para mesas en restaurantes, que antes era de 25 máximo.

La Junta ha adoptado estas nuevas medidas tras una segunda evaluación de la situación del coronavirus en la comunidad (la primera se hizo el día 7 de este mes), consciente de que el ocio nocturno es una «de las principales puertas de contagio». Bendodo ha querido dejar claro que las decisiones se adoptan, ya sean para avanzar o para ir hacia atrás, siempre siguiendo criterios estrictamente sanitarios