Ir a la barra de herramientas

El Colegio de Médicos de Córdoba advierte: «El descarrilamiento de la atención primaria está asegurado»

En un comunicado, los profesionales sanitarios piden a los políticos que «dejen de actuar desde la perspectiva partidista y unan sus fuerzas» contra el covid-19

El Colegio de Médicos de Córdoba reclama a las administraciones que  «de una vez por todas dejen de actuar desde la perspectiva política y partidista y unan sus fuerzas frente al enemigo común» del coronavirus. 

[Sigue aquí en directo las últimas noticias sobre el coronavirus en Córdoba] Noticias relacionadas

El reparto, pueblo a pueblo, de los 557 nuevos positivos del fin de semana

Salud registra 75 positivos en Córdoba, 13 hospitalizaciones y cuatro fallecidos más en la última jornada

En un comunicado dirigido a la sociedad cordobesa, el Colegio de Médicos, recuerda que «seguimos en pandemia, no hemos vencido al virus y no estamos más fuertes que en el mes de junio». Este colectivo, que tuvo enfrentarse en primera línea a la crisis sanitaria desde el mes de marzo, asistiendo al contagio y el fallecimiento de algunos de sus profesionales, asegura que «no se han aprovechado los meses de bonanza en preparar la prevención para la segunda oleada y como consecuencia de esta circunstancia el aumento de población contagiada es incesante, al igual que el lógico incremento de ingresos hospitalarios y como consecuencia el de pacientes en las UCIs, aunque actualmente con menor intensidad». 

El Colegio de Médicos de Córdoba achaca a la «descoordinación existente y al aumento de los contagios» el incremento de la incertidumbre entre la población. En un comunicado, aseguran echar en falta «información precisa, basada en la evidencia científica» y lamentan que «la responsabilidad individual y grupal en muchas ocasiones ha desaparecido». 

En su escrito, «con la finalidad de ayudar a frenar este tren que camina hacia el descarrilamiento si no se reconducen e implementan las medidas necesarias», el CMC hace un llamamiento a la responsabilidad de la población y de la administración.

Entienden que se ha perdido la oportunidad desde el desconfinamiento «para configurar una red epidemiológica potente de contención y prevención» y que se ha transmitido a la población una «falsa y confusa idea de normalidad». Recuerdan que han repetido «en muchísimas ocasiones» que la atención primaria «cobra un papel trascendental, pero ese papel de gestión epidémica no tiene sentido sin dotación de personal y sin flujos eficaces de actuaciones, ya rodados y bien estructurados».

Esta institución reconoce el esfuerzo «importante» que asegura que se ha realizado en lo referente a normativa y procedimientos, «pero la aplicación práctica actualmente deja mucho que desear» y culpan de ello al modelo de Atención Primaria «muy deficitario para sumir este reto».  «Si a ese déficit estructural se le añade la carga que supone el abordaje minucioso de la gestión covid-19, el descarrilamiento de la atención primaria está asegurado«, dicen, recordando que es «inviable solapar las actividades asistenciales cotidianas con una demanda clínica que ya desbordaba previamente los centros de Salud y cuestionan el «eterno déficit de personal médico que permanece como una losa en los Centros de Salud durante años y años». Critican también los contratos que hace la administración y describen un escenario de «estrés físico y emocional y malestar permanente» entre las plantillas, acentuado en la Atención Primaria por la «sobrecarga asistencial».  

«No somos los sanitarios responsables de esta situación» y añaden que la pandemia les ha «esquilmado física y psíquicamente» y se sienten «al limite de lo humanamente tolerable» ante esta segunda oleada del covid-19, concluyen