Ir a la barra de herramientas

Impresionante cifra de comercialización de aceite de oliva en el primer mes de la nueva campaña, con unas ventas de 145.000 toneladas

La cifra de comercialización de aceite de oliva no para de dar buenas noticias. El récord alcanzado en el cierre de la pasada campaña, con un 16% de ventas más que la media de los últimos 10 años, ha dejado paso a un inicio muy prometedor, puesto que se consolida la línea ascendente de las salidas. Los datos publicados por la AICA avalan la fortaleza del sector, puesto que se han comercializado en el primer mes de la nueva campaña 145.000 toneladas. Para el responsable de la Sectorial de Olivar y Aceite de UPA y secretario general de UPA Jaén, Cristóbal Cano, nos encontramos en unas «cifras impresionantes» que deben ir aparejadas de un aumento de los precios en origen del aceite de oliva.

INSISTEN EN «MEDIDAS VALIENTES QUE PONGAN LÍMITES A LA ESPECULACIÓN Y QUE PERMITAN REVERTIR LOS RUINOSOS PRECIOS EN ORIGEN QUE SUFRIMOS EN EL OLIVAR TRADICIONAL”

En octubre de 2020, la producción de aceite de oliva en octubre ha sido de 36.707 toneladas, lo que demuestra que cada vez más cooperativas apuestan por adelantar la cosecha para obtener un producto de calidad y diferenciado. También destaca que las existencias totales, con el enlace de la pasada campaña, se cifran en las 369.992 toneladas, de las que 157.812 están en manos de los productores, mientras que en el Patrimonio Comunal Olivarero hay disponibles 33.381 toneladas.

«Una campaña más tenemos muy claro que el sector olivarero español será determinante en la comercialización mundial. Hemos cerrado una campaña récord y abrimos otra con las mejores perspectivas posibles, manteniendo la línea ascendente de ventas. A esto hay que añadir la posibilidad de que Estados Unidos acabe por eliminar los aranceles impuestos a nuestro aceite de oliva envasado. Una medida, no obstante, que no será realidad a corto plazo y que, por lo tanto, no puede impedir que sigamos apostando por la comercialización de un producto de calidad, diferenciado y con valor. Junto a esto, la modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria tiene que ser un revulsivo para eliminar definitivamente las prácticas comerciales abusivas, para erradicar la banalización del aceite y para que los agricultores que estamos al frente del olivar tradicional recibamos un precio justo en origen para que nuestras explotaciones tengan un futuro prometedor por delante. Además de la posibilidad real de establecer, esta misma campaña, medidas de autorregulación para diferir en el tiempo la disponibilidad de aceite en los mercados», aboga Cristóbal Cano.

En este sentido, desde UPA siguen reclamando «medidas valientes que pongan límites a la especulación para que las cifras con las que hemos comenzado la campaña permitan revertir los ruinosos precios en origen que sufrimos en el olivar tradicional desde hace más de dos años. Y volvemos a recordar que está en nuestras manos cambiar el futuro, porque España, una vez más, será determinante en la producción y comercialización mundial de aceite de oliva»