El Ayuntamiento de Pozoblanco. firma el convenio para la ampliación de la depuradora con una inversión histórica de casi seis millones

El alcalde de Pozoblanco, Santiago Cabello, ha firmado hoy con la Junta de Andalucía el acuerdo definitivo para las obras de ampliación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Pozoblanco, un proyecto que significará una inversión de casi seis millones de euros y “un logro histórico para el municipio tras años de reclamaciones”, según ha explicado. El regidor ha agradecido en ese sentido la labor de la delegada de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta, Araceli Cabello, y ha explicado que “al fin se ha atendido una demanda que nuestro pueblo venía haciendo pública desde hace mucho tiempo pero que hasta ahora había estado paralizada”. En ese sentido, ha explicado que habría que irse mucho tiempo atrás para encontrar una inversión de la Junta en Pozoblanco de esta dimensión, lo que, a su juicio, “demuestra el compromiso de la administración autonómica con nuestra localidad y también con la comarca”.

La firma del convenio llega tras la aprobación definitiva por parte de la Dirección General de Infraestructuras del Agua, conocida hace unos días y que permitirá que el proyecto cuente con un presupuesto total base de licitación de 5.713.174 euros. El proyecto cuenta además con Autorización Ambiental Unificada para la actuación, emitida por la Delegación Territorial y cuya resolución dando publicidad al acto se publicó en BOJA el pasado 25 de noviembre. El objeto del proyecto es recepcionar y tratar la totalidad de las aguas residuales generadas en el municipio, hasta alcanzar unos parámetros compatibles con la normativa vigente. Con la ampliación propuesta, la EDAR de Pozoblanco será capaz de tratar un caudal medio de 6.293 metros cúbicos por día y garantizar la calidad mínima de agua exigida.

La actual depuradora está situada en el cauce del río Guadarramilla, al Oeste de este municipio de Los Pedroches, y los caudales para los que fue diseñada esta depuradora son insuficientes en la actualidad, tanto por población real como por dotaciones consumidas, lo que propicia la imposibilidad de una correcta depuración de las aguas residuales generadas, según asume la propia Junta. También sucede que desde la puesta en funcionamiento en 2001 de la EDAR actual  la normativa de depuración de aguas residuales urbanas se ha modificado, estableciendo la necesidad de cumplir con objetivos de calidad de las aguas más rigurosos. Concretamente se exige aplicar tratamientos de eliminación del nitrógeno y fósforo del agua residual urbana, siendo por tanto necesario llevar a cabo una adecuación de las instalaciones que permita cumplir dicho objetivo.

La firma de este convenio llega tras haber conseguido el Ayuntamiento de Pozoblanco, a través de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), la autorización administrativa para el vertido de aguas residuales depuradas del entorno urbano de la localidad de Pozoblanco al río Guadarramilla, la cual estaba sin efecto desde el año 2007. La autorización, según ha explicado Cabello, llegó tras un intenso trabajo del Consistorio pozoalbense, que impulsó mediante decreto de alcaldía el 20 de febrero de 2018 el expediente con las exigencias que se le reclamaban desde la CHG desde hace doce años.