El Ayuntamiento de Pozoblanco cierra el 2020 cumpliendo la estabilidad presupuestaria y la regla de gasto

El Ayuntamiento de Pozoblanco ha cerrado el ejercicio presupuestario de 2020 con un resultado ajustado positivo de más de 30.000 euros y tras cumplir durante el año tanto con las exigencias de estabilidad presupuestaria como con la regla de gasto.  El remanente de tesorería total se sitúa así por encima de 11,3 millones de euros, y eso a pesar del esfuerzo en el gasto extraordinario que se ha realizado para atender las necesidades sociales y económicas derivadas de la pandemia. También, y como viene siendo habitual en los últimos años, el Consistorio sigue bajando la deuda municipal, que ahora mismo se coloca en 1,2 millones de euros, una cifra muy inferior a los 4,11 millones que padecía en 2015 o a los casi 7 millones en 2012 y tras descender en 400.000 euros durante la pasada anualidad. La reducción de deuda respecto al año anterior ha sido del 25%, mientras que en los últimos diez años este descenso acumulado se sitúa en el 85%, lo que da cuenta de la situación saneada de la que disfruta hoy el Ayuntamiento pozoalbense.

El alcalde de Pozoblanco, que ha mostrado su satisfacción por haber logrado mantener la estabilidad de las cuentas en un año tan complicado como 2020, ha explicado que este descenso de la deuda “se ha logrado al tiempo que se reducían algunos impuestos y tasas municipales, como la de veladores para la hostelería, y mientras se avanzaba en diferentes inversiones como el Risquillo, la plaza de la Blanquita, calle Fernández Franco, la remodelación del campo de fútbol y el Recinto Ferial, la nueva sala de exposiciones de la Cruz de la Unidad o la finalización del nuevo centro Centro Impulsa 10 para el emprendimiento empresarial y la innovación”. Cabello también ha recordado que esta estabilidad presupuestaria ha sido posible gracias al equilibrio que se ha conseguido entre la reducción por una parte de partidas destinadas a actividades públicas de diferentes áreas que no han podido celebrarse por causa de las normas preventivas  y, por otra, el aumento de las cuantías dedicadas a ayudas directas y especiales, incluidas dentro del plan extraordinario de reactivación económica, para las empresas, los comercios, la hostelería o los autónomos.  El alcalde también ha destacado que se ha hecho un esfuerzo desde la administración municipal para agilizar el pago a proveedores, “con el objetivo de facilitar la liquidez de las empresas en momentos tan difíciles como los que se han vivido desde la declaración del estado de alarma”. En concreto, la tasa de pago se colocó al cierre de 2020 en 13,51 días de media, casi dos puntos por debajo de la del año anterior y muy lejos de los 30 días que se establecen como máximo legal.

Santiago Cabello ha señalado por último que este cierre del balance de 2020 significa “un estímulo para seguir luchando contra los efectos de la crisis económica y para seguir ejecutando las diferentes líneas y actuaciones que hemos incluido en los presupuestos de este año”, los cuales se aprobaron a inicios de 2021 con un montante total cercano a los 20 millones de euros y un importante aumento del gasto social. El alcalde ha añadido que la decisión del equipo de gobierno pasa por “seguir trabajando por la mejora de los servicios públicos, las ayudas económicas y el estímulo de la creación de empleo, al tiempo que se amplían las coberturas sociales para las personas más vulnerables y se mantienen los avances en proyectos estructurales necesarios para que la situación que padecemos no suponga un freno en la modernización que necesita nuestro municipio para afrontar el futuro con garantías”. Cabello se ha mostrado optimista de cara a los próximos años y que “iremos saliendo de la pandemia y contaremos para ello con grandes proyectos de inversión municipales y también con inversiones estratégicas como son la ampliación de la depuradora, la futura Ronda Norte o las vías pecuarias que vendrán a desbloquear grandes proyectos e iniciativas para el futuro del desarrollo económico de la localidad”.

El alcalde también ha querido señalar que desde que se inició su mandato se ha efectuado una reducción importante de los impuestos municipales, alcanzando mínimos históricos en el IBI urbano y rústico así como la aplicación de importantes descuentos en la bonificación del 100% de la tasa de licencia por inicio de actividad, bonificaciones a las familias numerosas o en el consumo de agua potable en el ámbito doméstico. Consiguiendo así que “el dinero pueda estar en el bolsillo de los pozoalbenses”, ha finalizado el primer edil.