La residencia de Fuente La Lancha, a la eterna espera treinta años después

En 1991 el Ayuntamiento impulsó un asilo en el que ha invertido 3,5 millones y que ahora no reúne los requisitos para abrir

Fuente La Lancha inició en 1991 uno de los proyectos vitales para la localidad, su residencia de mayores. Quizás en núcleos urbanos más grandes no se entienda la necesidad de un proyecto de estas características en un municipio como Fuente La Lancha, pero se trata de uno de esos proyectos con doble beneficio.

Por un parte, dotar a la localidad de una infraestructura para sus mayores; por otra, el empuje económico a través de la creación de empleo para una localidad que no dispone de muchas más opciones.

Pero tres décadas después, aquel proyecto sigue sin ser una realidad. El bienio 2022-2023 debería ser el del impulso para esta infraestructura ya que el Ayuntamiento de la localidad aprobó incluir la finalidad de la misma en los Planes Provinciales, aunque por delante quedan muchos problemas que solucionar para no dilapidar los 3,5 millones de euros invertidos hasta la fecha.

«Esta residencia tiene muchas historias, pero llegados a este punto nos encontramos que los técnicos nos dicen que no se adecúa a la normativa de 2007, en relación a la accesibilidad y demás cuestiones, por lo que estamos en el punto de que nos digan cómo adaptar lo que hay a esa normativa», explica el alcalde de la localidad, José Chaves (PSOE).

Lo cuenta mientras muestra una infraestructura que, en líneas generales, se encuentra a la perfección. Eso, a pesar de que el Ayuntamiento tuvo que proceder a cerrar todo el recinto para evitar los robos y el acceso al mismo.

Chaves afirma que desde 2011 dejó de destinar los planes provinciales a la residencia porque «tenía el no de la Junta de Andalucía para su apertura, me dijeron que no había fondos ni plazas concertadas por lo que para qué íbamos a destinar más fondos para algo que no se iba a abrir».

Interior de la residencia de Fuente La Lancha
Interior de la residencia de Fuente La Lancha – J. L.

Sin embargo, el anhelo de la residencia sigue presente para el actual alcalde y su equipo de gobierno y es por ello que retomó el proyecto. «Hemos tenido contacto con la Junta de Andalucía y estamos salvando escollos y dando pasos, estamos pendientes de una reunión para saber qué podemos hacer y cuánto costaría adaptarla a la legislación vigente».

Chaves espera que esa cuantía esté cercana a los 600.000 euros, algo que podría asumir el Consistorio tirando de los planes provinciales y también de los remanentes de tesorería. De subir, la implicación de otras administraciones sería clave.

Esa reunión llegará después de que el Consistorio salvara otro escollo, el hecho de que la residencia estuviera construida en suelo no urbanizable. «Cuando cambió el gobierno en la Junta me dicen que no se puede hacer porque está en terreno no urbanizable por lo que tuvimos que pedir una ampliación de la delimitación del suelo urbano que la Junta nos aprobó».

Es decir, otro sinsentido para una residencia que de abrirse tendrá una gestión privada, ya que «es inviable con el presupuesto que tiene Fuente La Lancha que el Ayuntamiento asuma esa gestión».