Las fuertes heladas provocan graves daños en media España, especialmente en los almendros, frutales y espárragos

Las fuertes heladas caídas durante el fin de semana en diversas zonas de la península ibérica han causado «graves daños» en frutales, almendros y en el espárrago en varias regiones. Se han registrado temperaturas de -6 ºC en los cultivos de frutales tanto de hueso como de pepita de las provincias de Lleida, Huesca y Zaragoza, mientras que por otro lado se espera también daños en comarcas frutícolas de Navarra, La Rioja, Albacete, Murcia y El Bierzo (León), han apuntado.

También en varias comarcas de Valencia y Alicante se han detectado daños en fruta extratemprana por culpa de las fuertes heladas. En el caso del cultivo de almendros, se esperan «daños graves y siniestros generalizados» en zonas de Castilla-La Mancha, Navarra, Aragón, Cataluña, Murcia, Granada y Almería.

El frente ártico que ya se está retirando de España ha permitido que se comiencen a hacer las primeras visitas de reconocimiento a las zonas afectadas para «optimizar la planificación de las tasaciones», según ha detallado Agroseguro este lunes en un comunicado

DAÑOS EN CASTILLA-LA MANCHA QUE AFECTAN AL 80 Y EL 90% DE LA PRODUCCIÓN DE ALMENDRO

Las heladas han arrasado prácticamente todo el cultivo de almendro en la región. Aunque algunas parcelas han sufrido entre un 80 y un 90 por ciento de daños, la gran mayoría perderán prácticamente la totalidad de la cosecha. Lo mismo ocurre con el espárrago verde que se cultiva en Guadalajara, donde ya estaban brotando las puntas y el frío ha devastado toda la producción.

Así lo han asegurado los técnicos de ASAJA Castilla-La Mancha tras una primera evaluación, que será precisada en unos días cuando se puedan apreciar todos los efectos del frío.

En estes sentido, todas las variedades de almendro, tanto las tempranas (como desmayo, largueta o marcona), como las más tardías, (vairo, lauranne, constanti, marinada o guara), han resultado afectadas por las heladas de los últimos días. En las primeras, el fruto ya estaba cuajado y, ni si quiera las parcelas más resguardadas del frío se han salvado, han asegurado desde la organización.

Por otro lado, el frío también ha arrasado la cosecha de espárrago verde de Guadalajara. Las puntas empezaban a asomar y el frío las ha helado completamente. Además, los técnicos han asegurado que se ha cortado la campaña y no habrá espárragos durante un tiempo ya que la tierra se enfría mucho y, al menos, tarda una semana en recuperar la temperatura. A ello se suma que la actual cosecha ha empezado con veinte días de retraso respecto al año pasado, por lo que se prevé que los productores no puedan recolectar hasta pasada la Semana Santa.

La organización agraria ha indicado que también se están detectando daños en otros cultivos como el viñedo, frutales, cereales y colza, cuyas consecuencias se empezarán a dejar ver en los próximos días.

Así, aunque será necesario esperar para ver el alcance total, ASAJA de Castilla-La Mancha ha pedido a Agroseguro que agilice las peritaciones de las explotaciones dañadas por las heladas en la región.

LAS BAJAS TEMPERATURAS LLEGAN EN EL PEOR MOMENTO EN ARAGÓN PROVOCANDO MUCHOS DAÑOS

Por su parte, después de tres noches de fuertes heladas en toda la Comunidad Autónoma de Aragón, la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG, señala que las bajas temperaturas han llegado en el momento más complicado, en el que los frutales y resto de leñosos (frutos secos y vid) están en floración o ya cuajando (de flor a fruto), de ahí la situación de máxima preocupación entre agricultores/as.

Asimismo, reconocen que todavía es pronto para valorar las afecciones de las fuertes heladas por comarcas y cultivos. En ese sentido, UAGA alerta de que las previsiones meteorológicas indican que aún quedan por delante dos noches muy frías.

Respecto a la convertura del seguro agrario, UAGA manifiesta que es urgente habilitar una línea eficaz que cubra y proteja a las personas que se dedican profesionalmente a la fruticultura y tienen sus parcelas en zonas del territorio en las que, por el cambio climático, se están produciendo heladas de forma recurrente en primavera. Al tratarse de un siniestro que se repite todos los años, el coste de la póliza se dispara e impide que las agricultoras y agricultores lo contraten.

En ese sentido, la organización agraria indica que para que esas personas que han realizado unos gastos en la poda y en la aplicación de tratamientos fitosanitarios, y no van a tener cosecha que les permita recuperar el dinero invertido y disponer de unos ingresos para continuar activos de cara a la siguiente campaña, es necesario que Agroseguro adapte las condiciones de esas pólizas a las nuevas condiciones climáticas.