Lluvia, tormentas y caída brusca de temperaturas durante el fin de semana

Las temperaturas máximas llegarán a caer hasta 10 grados en 48 horas en algunos puntos de la provincia | La lluvia y las tormentas llegarán desde la madrugada del domingo

El calor de comienzos de mayo nos ha situado de golpe y porrazo en un ambiente ya propio de comienzos de verano. La ropa de invierno habrá quedado ya bajo siete candados esperando a la próxima campaña de invierno, el paraguas, relegado de nuevo a objeto de adorno hasta las primeras lluvias de otoño. Sin embargo el calendario dicta que aún quedan casi dos meses para que el auténtico verano se quede entre nosotros, y muchos tendrán que recuperar lo que acaban de guardar. La atmósfera peninsular a lo largo de mayo todavía supone contraste, y lo habitual es que las tormentas acompañen el transcurso de muchas jornadas.

Así va a ocurrir a lo largo del fin de semana. La aproximación y paso por la Península de una baja aislada va a traer un cambio radical en el tiempo a partir de la tarde del sábado. La baja vendrá acompañada de aire frío en altura que además de aportar inestabilidad en las capas bajas y medias de la atmósfera peninsular, provocará un descenso brusco y generalizado de las temperaturas, que podrá ser de hasta 10 grados en 48 horas.

Pero antes de la llegada de la borrasca, el fin de semana tendrá un comienzo estable, aún bajo la influencia de la dorsal anticiclónica y el aire cálido en altura. La jornada del viernes 8 será casi un calco de la anterior, con temperaturas máximas que aún rondarán los 30 grados en el valle del Guadalquivir y con nubosidad matinal que tenderá a remitir con el paso de las horas.

Será ya durante la mañana del sábado 9 de mayo cuando los primeros cambios se dejen notar en la provincia. La jornada amanecerá nubosa pero sin riesgo de precipitaciones. No será hasta las últimas horas de la noche cuando el paso de un sistema frontal asociado a la baja, barrerá la Península Ibérica de oeste a este, dejando lluvias a su paso. A la provincia llegarán ya en la madrugada del domingo 10, siendo más abundantes en la mitad norte, con acumulados de unos 5 litros por metro cuadrado.

Las temperaturas durante el sábado experimentarán un descenso de unos 3 a 4 grados en las máximas. Pero será la tarde del domingo cuando la caída de las mismas se haga especialmente notable. Para entonces la caída llevará el termómetro hasta el entorno de los 22 o 23 grados en puntos del valle del Guadalquivir, quedando incluso por debajo de la barrera de los 20 grados en el resto de la provincia.

El descenso de las temperaturas durante dicha jornada vendrá además acompañado con la presencia de lluvias en forma de tormentas. Desde primeras horas de la mañana los chubascos harán acto de presencia a lo largo de toda la provincia e irán intensificándose con el paso de las horas. La probabilidad de que se formen tormentas será más alta en áreas de sierra del norte de la provincia, aunque podrán afectar igualmente al resto de la provincia.

Tendremos así un cierre de semana pasado por agua que tendrá además continuidad durante los próximos días. Desde las primeras horas del martes la llegada de una nueva borrasca mantendrá el tiempo inestable, con lluvia y tormentas que prometen condicionar buena parte de la próxima semana.

Ir a la barra de herramientas