Ir a la barra de herramientas

División en el Gobierno andaluz en torno a la movilidad entre provincias en la fase 3

El presidente de la Junta considera que sería «incomprensible» que las ocho provincias no avanzaran en la desescalada, mientras que el portavoz de Cs ha indicado que «no pueden pagar justos por pecadores»

La entrada de Andalucía en la fase 3 de la desescalada ha generado una división en el seno del Gobierno andaluz. Mientras que el presidente, Juanma Moreno, ha incidido en que el Ejecutivo autonómico no se plantea otra opción que no sea el pase del conjunto de Andalucía a la fase 3 porque esta comunidad, incluidas las provincias de Granada y Málaga, cumple «sobradamente» los requisitos y lo contrario sería «incomprensible»; el portavoz parlamentario de Ciudadanos, Sergio Romero, ha indicado que «no pueden pagar justos por pecadores, aunque en este caso no haya pecadores», ha señalado, en referencia a que los ciudadanos del resto de provincias andaluzas puedan moverse entre ellas.

Moreno, que ha asistido esta mañana en Granada a la presentación de 21 nuevas ambulancias, ha confiado en que el pase de fase para el conjunto de Andalucía, que permitiría la movilidad entre sus provincias, sea posible a partir del próximo lunes, y ha asegurado que la Junta va a ser «muy prudente» y no busca «correr».

Entiende que si Andalucía sigue siendo la comunidad autónoma, incluidas Ceuta y Melilla, con menor incidencia por población del coronavirus, «no hay ninguna razón» por la que el conjunto de la región -donde todas las provincias se encuentran en fase 2 aunque con una semana de retraso las de Granada y Málaga- no pueda pasar el lunes 8 de junio a fase 3 y se pueda generar «movilidad social y actividad económica».

Si Andalucía no avanzara a la vez en su conjunto, podría darse la posibilidad de que provincias como la de Almería se quedaran aisladas porque no se podría pasar a ella a través de Málaga ni de Granada, ha precisado Moreno, que ha reiterado que «con los datos en la mano, solo cabe una opción«.

Ha garantizado prudencia del Gobierno andaluz en las medidas a adoptar -ha puesto como ejemplo de ello la recomendación de no celebrar fiestas ni romerías hasta después de agosto-, y ha asegurado que si alguna provincia no cumple los requisitos o hay algún rebrote tomarán las decisiones que correspondan «con determinación y firmeza» para garantizar la salud pública de los andaluces.

Ciudadanos pide abandonar «criterios partidistas»

En rueda de prensa, Sergio Romero (Cs) ha insistido en que «el sentido común» dicta que pasen las ocho provincias andaluzas a la fase 3 y que el Ejecutivo central «se deje de criterios partidistas», a la par que ha señalado que «hay que pelear porque Málaga y Granada pasen a la Fase 3″ teniendo en cuenta que se está en temporada de verano. «Le hacemos una faena al sector turístico», ha advertido.

«No es una locura la movilidad entre provincias en la misma fase. En Andalucía somos los últimos en contagios por cada 100.000 habitantes», ha explicado Romero para destacar que la comunidad andaluza cuenta con mejores índices en comparación con otros territorios por «la anticipación y la gestión» por parte del Gobierno andaluz de PP-A y Cs.

De otra lado, el portavoz parlamentario ha reclamado al Gobierno central fondos, colaboración y lealtad para que la comunidad andaluza no esté «contra las cuerdas». «Andalucía, desde el minuto uno, ha hecho un esfuerzo ingente con recursos propios, todo lo posible para atender a los andaluces en el ámbito sanitario, social y económico», teniendo en cuenta que solo el coste sanitario se eleva a 900 millones, ha subrayado Romero, que ha indicado que este esfuerzo «no lo podemos hacer solos».

En este sentido, ha advertido de que «sin lealtad y colaboración» por parte del Ejecutivo central, Andalucía se verá «contra las cuerdas», por lo que ha reclamado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, «ir de la mano» en el ámbito económico, financiero y social y «dejar el ruido político» para «centrarnos en los andaluces y los españoles»