Ir a la barra de herramientas

Cierre y desmontaje de la histórica central térmica de Puente Nuevo

Puente Nuevo fue una central que se construyó para generar electricidad a través del carbón, primero del Valle del Guadiato y, con el cierre de sus minas, con carbón importado

Primero fue el Pozo Maria a hora Puente Nuevo ¿que sera lo tercero ? .Nos estan desmantelando a todos

Central térmica de Puente Nuevo.

Llegó el 30 de junio y con ello la fecha en la que la multinacional Viesgo cierra la histórica central térmica de Puente Nuevo y comenzará su desmontaje. Se echa así el cierre a la producción de energía de estas instalaciones en la provincia de Córdoba.

Como ya adelantara en febrero este periódico y recoge hoy el diario El País, el Ministerio de Transición Energética del Gobierno aprobaó el informe de impacto ambiental del proyecto desmantelamiento parcial de la central térmica de Puente Nuevo, en el municipio de Espiel. La central térmica deja de producir energía este 30 de junio. En verano, la multinacional italiana Viesgo, propietaria de esta inmensa fábrica de electricidad, comenzará a desmontar unas instalaciones muy antiguas y también muy contaminantes.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó en febrero la aprobación de un informe ambiental que no ha sido ni mucho menos fácil. Viesgo lo presentó en el año 2018 y desde entonces el Gobierno y la eléctrica italiana lo han estado discutiendo. El objetivo es que el proceso de desmontaje presente los menores riesgos posibles al medio ambiente. La central térmica se localiza en una zona de altísimo valor ambiental, en el corazón de Sierra Morena, a tan solo tres kilómetros de distancia en línea recta de Villaviciosa de Córdoba y al pie de un inmenso pantano que lleva, además, su mismo nombre.

Una vez subsanados todos los desencuentros, el Gobierno ha aprobado el informe de impacto ambiental y le ha dado el visto bueno a Viesgo para cesar la actividad y desmontar la mayor parte de estas instalaciones. El proceso será largo y costoso. Y además se tiene que desarrollar en un periodo concreto de tiempo: entre el 1 de julio y el 31 de diciembre. Si el 31 de diciembre de 2020 Viesgo no ha concluido los trabajos no los podrá reiniciar hasta el verano siguiente. El objetivo es afectar a la fauna de la zona lo menos posible.

Electricidad a partir del carbón

Puente Nuevo fue una central que se construyó para generar electricidad a través del carbón. Hasta hace una década, se alimentaba principalmente del carbón que se extraía en las minas del Valle del Guadiato. Una vez que estas minas cerraron, Puente Nuevo pasó a alimentarse de carbón exportado, principalmente de Corea.

Hasta hace poco tiempo mantenía abierta su propia estación de ferrocarril que utilizaban convoyes de mercancías que llevaban el carbón desde la localidad de Peñarroya hasta la propia central térmica. Actualmente, el suministro de combustible se efectúa por carretera con camiones. Hace tres años llegó a volcar un tren de mercancías cargado de carbón con destino a Puente Nuevo.

La central tiene dos equipos de generación con una potencia de hasta 324 megawatios. Produce tanta electricidad como para abastecer a la ciudad de Córdoba, pero su energía no es limpia. De hecho, diversos informes europeos la sitúan como una de las centrales más contaminantes y que más contribuyen a acelerar los efectos del cambio climático de todo el Sur de España. El nuevo Gobierno quiere limitar la quema de combustibles fósiles y acabar prácticamente con el carbón. Puente Nuevo parece que tiene los días contados

El Ministerio de Transición Energética del Gobierno ha aprobado el informe de impacto ambiental del proyecto desmantelamiento parcial de la central térmica de Puente Nuevo, en el municipio de Espiel. La central térmica dejará de producir energía el próximo 30 de junio. En verano, la multinacional italiana Viesgo, propietaria de esta inmensa fábrica de electricidad, comenzará a desmontar unas instalaciones muy antiguas y también muy contaminantes.

Este jueves, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó la aprobación de un informe ambiental que no ha sido ni mucho menos fácil. Viesgo lo presentó en el año 2018 y desde entonces el Gobierno y la eléctrica italiana lo han estado discutiendo. El objetivo es que el proceso de desmontaje presente los menores riesgos posibles al medio ambiente. La central térmica se localiza en una zona de altísimo valor ambiental, en el corazón de Sierra Morena, a tan solo tres kilómetros de distancia en línea recta de Villaviciosa de Córdoba y al pie de un inmenso pantano que lleva, además, su mismo nombre.

Una vez subsanados todos los desencuentros, el Gobierno ha aprobado el informe de impacto ambiental y le ha dado el visto bueno a Viesgo para cesar la actividad y desmontar la mayor parte de estas instalaciones. El proceso será largo y costoso. Y además se tiene que desarrollar en un periodo concreto de tiempo: entre el 1 de julio y el 31 de diciembre. Si el 31 de diciembre de 2020 Viesgo no ha concluido los trabajos no los podrá reiniciar hasta el verano siguiente. El objetivo es afectar a la fauna de la zona lo menos posible.

Puente Nuevo fue una central que se construyó para generar electricidad a través del carbón. Hasta hace una década, se alimentaba principalmente del carbón que se extraía en las minas del Valle del Guadiato. Una vez que estas minas cerraron, Puente Nuevo pasó a alimentarse de carbón exportado, principalmente de Corea.

Hasta hace poco tiempo mantenía abierta su propia estación de ferrocarril que utilizaban convoyes de mercancías que llevaban el carbón desde la localidad de Peñarroya hasta la propia central térmica. Actualmente, el suministro de combustible se efectúa por carretera con camiones. Hace tres años llegó a volcar un tren de mercancías cargado de carbón con destino a Puente Nuevo.

La central tiene dos equipos de generación con una potencia de hasta 324 megawatios. Produce tanta electricidad como para abastecer a la ciudad de Córdoba, pero su energía no es limpia. De hecho, diversos informes europeos la sitúan como una de las centrales más contaminantes y que más contribuyen a acelerar los efectos del cambio climático de todo el Sur de España. El nuevo Gobierno quiere limitar la quema de combustibles fósiles y acabar prácticamente con el carbón. Puente Nuevo parece que tiene los días contados