Adelante critica el balance “tramposo” de Educación en dos años “de desastre” para la escuela pública

Naranjo recuerda que se han cerrado unidades en vez de bajar ratios y que muchos centros han estado “en condiciones precarias y sin comedor y otros servicios esenciales”

La parlamentaria de Adelante Andalucía por Córdoba, Ana Naranjo, ha denunciado las “trampas” del balance ofrecido por la delegada provincial de Educación en relación a los dos años de gobierno de PP y Cs, que han sido “desastrosos para la escuela pública”, especialmente “en el curso de la pandemia, en el que se han cerrado casi 50 aulas en la provincia cuando lo lógico era bajar las ratios”. Naranjo ha criticado que la delegada pasara por alto “todas las necesidades que se están dejando de cubrir” y que se han puesto de manifiesto durante los peores momentos de la pandemia, “con una insuficiente dotación de personal y medios para bajar las ratios y garantizar el distanciamiento social” pero también “con una absoluta dejadez en materia de infraestructuras educativas”.

Frente a esta realidad, que es “objetiva” y que ha sido denunciada reiteradamente por la comunidad educativa, la Delegación Provincial de Educación “vende humo al sacar pecho del aumento de la inversión” porque “su 16% más palidece frente al incremento del 70% por el que apostó el Gobierno de España en los PGE siguiendo recomendaciones del Banco Mundial o del Fondo Monetario Internacional, instituciones poco sospechosas de ser ‘socialcomunistas’, que pedían presupuestos expansivos para garantizar servicios en la coyuntura actual”. Naranjo ha calificado de “tímido y tibio” el aumento de inversión en Educación del que presume la delegada y que además “no procede de fondos propios”.

La parlamentaria ha recordado que Andalucía recibió fondos de la Unión Europea y del Gobierno central para financiar las necesidades de los servicios públicos, y en concreto 383,8 millones para invertirlos en Educación. Con ese dinero, ha subrayado Naranjo, “podían haberse reforzado debidamente las plantillas y adaptar los espacios de la escuela pública para bajar las ratios, una medida que durante la pandemia habría contribuido a facilitar la prevención de contagios, pero que además, con pandemia o sin ella, redundaría en una mayor calidad de la enseñanza”.

Carencias en personal y medios

Sin embargo, “Educación ha preferido beneficiar a los negocios dedicados a la Educación, aumentando su financiación pública y adoptando medidas que saciaban las demandas de la patronal” mientras en Andalucía las contrataciones en la escuela pública “siguen por debajo de las realizadas en otras comunidades autónomas”. Estas carencias no se restringen al personal docente, ya que “cuando la pandemia obligó a interrumpir las clases fallaron actividades esenciales como la interpretación de lengua de signos o la atención a niños y niñas con necesidades educativas especiales”. El alumnado más vulnerable tampoco tuvo a su disposición “los medios telemáticos y digitales que necesitaban para seguir las clases”, y “a un año del inicio de la pandemia aún no se han resuelto esos problemas”.

Naranjo ha afeado a la delegada de Educación que en su balance “haya olvidado también el perjuicio sufrido por las familias de los centros que empezaron el curso sin comedor escolar”, y que además han estado sin este servicio esencial para la conciliación “en épocas tan sensibles como la campaña de recogida de aceituna”. Además, ha denunciado los “reiterados incumplimientos” del plan de infraestructuras educativas tanto en aspectos como la retirada de amianto como en climatización, y ha señalado que “es difícil sacar pecho cuando hemos visto dolorosas imágenes de niños y niñas abrigados con mantas en las aulas en plena ola de frío”.

La diputada andaluza ha exigido a la Delegación Provincial de Educación que “deje de hacerse trampas al solitario” y que “trabaje para dar respuesta a las necesidades históricas de la educación pública, con propuestas innovadoras y nuevas metodologías de enseñanza, con la dignificación del profesorado y con una apuesta por la coeducación libre de amenazas de la extrema derecha”. En definitiva, ha reivindicado “un Gobierno andaluz que crea en la Escuela Pública y la defienda con la financiación suficiente”, y que se desmarque del “modelo privatizador” en el que lleva dos años insistiendo.