La rehabilitación del castillo de Belalcázar afronta su recta final

La Junta señala que aún quedará pendiente acometer una segunda fase. En septiembre termina el plazo de ejecución tras 15 meses de trabajos

fuente :Antonio Manuel Caballero

Las obras de rehabilitación del castillo de Belalcázar afrontan su recta final y ya luce desprendido de la estructura de andamios exterior por lo que es posible contemplar el cambio que ha sufrido esta fortaleza desde que el 14 de junio del 2018 comenzaran los trabajos y tras permanecer décadas en estado ruinoso.

El plazo de ejecución de la obra es de 15 meses que concluyen este próximo mes de septiembre y una vez finalice será posible visitar por el público este Bien de Interés Cultural.

Los operarios de la empresa adjudicataria de las obras, Lorquimur, han venido realizando los trabajos de consolidación, restauración y puesta en valor del conjunto, lo que incluye el recinto amurallado, la fortaleza en sí y los elementos interiores.

La Junta de Andalucía, propietaria del castillo desde 2008, invierte en esta actuación 1.009.239 euros. La delegada provincial de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta en Córdoba, Cristina Casanueva, reconoció recientemente que una vez que termine la obra, aún quedará una segunda fase para finalizar la rehabilitación completa. La Junta ya informó en su momento que habrá que acometer en el futuro más actuaciones, que requerirán de más inversiones, aunque antes de actuar habrá que realizar una tarea de investigación de los siguientes elementos.

No obstante, con la intervención que está a punto de finalizar ya será posible visitar la fortaleza e incluso subir a la parte superior de la torre del homenaje desde la que se pueden contemplar unas vistas impresionantes y para ello se ha colocado una mampara de protección acristalada.

El proyecto actual, con un total de 23 intervenciones, ha permitido hacer un pequeño centro de recepción de visitantes en la antigua casa de labor para contribuir al conocimiento del espacio. Igualmente, la recuperación del camino de acceso, del patio de armas y del terrado y la apertura de pasos provisionales en cada uno de los niveles de la torre del homenaje, con escaleras de caracol y elementos de seguridad que permitirán su visita. La torre, el elemento más monumental y emblemático del castillo, es con 47 metros la más alta de la península.

Por otra parte, se ha colocado iluminación interior, se ha repuesto el mortero y la cal para consolidar las juntas de piedras y se han tapado o protegido huecos, aljibes y balcones, por seguridad y para protección frente a las aves. Respecto al camino de acceso, se contemplaba la eliminación de los muros de piedra derruidos y la recuperación de la totalidad del pavimento.

El alcalde de Belalcázar, Francisco Luis Fernández, señaló que la esperada rehabilitación del castillo «va a suponer un impulso económico no solo para Belalcázar sino para toda la comarca y va a generar turismo cultural, muchas visitas y oportunidades de desarrollo».

El castillo de Belalcázar o de los Sotomayor, constituye un referente de la arquitectura defensiva del siglo XV. Fue construido a partir de 1450 como residencia de los condes de Belalcázar y ha tenido diferentes usos. El recinto exterior es de época árabe

Ir a la barra de herramientas