Ir a la barra de herramientas

Pozoblanco quiere impulsar el turismo astronómico con la certificación de la calidad del cielo

La mancomnunidad de Los Pedroches espera conseguir también el apoyo de la iniciativa privada

Cielo de Los Pedroches lleno de estrellas desde la Ermita de la Virgen de Luna

Fue en diciembre de 2016 cuando la comarca de Los Pedroche se sumó al selecto grupo de territorios que disponen de certificación de Reserva Starlight, es decir, la comarca del norte de Córdoba está considerada como espacio natural protegido donde se establece un compromiso por la defensa de la calidad del cielo nocturno y el acceso a la luz de las estrellas.

Cuatro años después, es decir, en diciembre de 2020 toca renovar esa certificación, aunque la interrupción forzosa provocada por el coronavirus también ha afectado a un proceso que llegaría hasta 2021. Para conseguir esa renovación, hay que volver a realizar el proceso de mediciones de contaminación lumínica por toda la comarca, elaborar una memoria extensa que recoja la situación de partida y la actual, así como un informe que refleje que las mejoras recomendadas por la Fundación Starlight se han llevado a cabo.

Ese es uno de los procesos en los que anda inmersa la comarca, que está canalizado y dirigido por el Centro de Iniciativas Empresariales y Turísticas (CIET). Pero desde hace casi cuatro años también se viene trabajando en ahondar en las posibilidades que el turismo astronómico puede aportar a la comarca, aunque ese trabajo está siguiendo una línea pausada para asentar un modelo turístico que puede ser un puntal fundamental en el futuro de la comarca.

Observación

«Vamos despacio, desde el primer momento quisimos que fuera así», explica el gerente del CIET, Juan Manuel Ruiz, que también reconoce que falta que la iniciativa privada vea esas posibilidades y se sume para abrir un camino que permita sacar todo el potencial de este tipo de turismo. «De momento, hay una empresa en Hinojosa del Duque que está trabajando en este sentido, pero todo lo estamos haciendo desde el CIET a través de los voluntarios que realizan las observaciones», apunta Ruiz.

Desde lo público se viene trabajando para que las empresas privadas asuman la iniciativa y por ello se está trabajando, aunque el coronavirus provocará evidentes retrasos, en paquetes turísticos donde la observación sea un aspecto fundamental. «La observación es algo de lo que podemos disfrutar prácticamente durante todo el año, no somos conscientes de las posibilidades que tenemos», apunta Ruiz que matiza que este proyecto debe aglutinar a todos los ayuntamientos y a sus técnicos.