Ir a la barra de herramientas

Lo ven un aviso de Bruselas: Ha aumentado en un 53% los fondos retenidos para la disciplina financiera

Bruselas, en el Diario Oficial de la Unión Europea, ha anunciado que el porcentaje de ajuste de los pagos directos para financiar la reserva de crisis, conocido como ‘disciplina financiera’ se elevará sustancialmente esta campaña PAC 2020. El recorte ascendería al 2,14 por ciento, el más alto del actual periodo PAC, ya que en otras campañas se establecía en un porcentaje aproximado del 1,4%. Y aunque inicialmente se aceptó esta subida ya que las primeras previsones hablaban de un 4,2%, desde ASAJA CyL se ha criticado este endurecimiento de la ‘disciplina financiera’, que supone aumentar en un 53 por ciento los fondos retenidos por Bruselas y “porque marca una tendencia preocupante a restar financiación al sector primario”.

Así pues, todos los importes de los pagos directos que superen la cantidad de 2.000 euros y deban concederse a los agricultores por las solicitudes de ayuda presentadas con respecto al año civil 2020 se reducirían aplicándoles ese porcentaje de ajuste,

En 2013 se acordó crear este fondo de reserva para situaciones excepcionales. Hasta ahora, el porcentaje había variado muy ligeramente cada año: en 2019 fue del 1,432635%, en 2018 un 1,411917%, en 2017 se estableció un 1,388149%, en 2016 un 1,353905%, o en 2015 un 1,393041%.

Tal como se indica en el preámbulo, este porcentaje de ajuste es parejo a las previsiones de financiación, y se eleva cuando “indiquen que se van a superar los límites máximos anuales aplicables”.  Para ASAJA esta elevación del recorte aplicado a las PAC más profesionales “es preocupante, no solo porque retiene ya unos fondos importantes de los agricultores y ganaderos, sino porque marca una tendencia preocupante a restar financiación al sector primario que en un momento como el actual los profesionales no pueden asumir, con los mercados en crisis y la rentabilidad de las explotaciones bajo mínimos”.

Por ello, ASAJA pide al Gobierno español una defensa a ultranza de la agricultura y ganadería, “pero no basta con halagos y decir que somos un sector esencial, sino con un presupuesto sólido, en el que no pueden admitirse recortes ni retrocesos”