El transporte de viajeros pierde 110 millones de euros en Córdoba por la pandemia

Según los datos de la Fedintra, el 90% de los aproximadamente 700 trabajadores de las 45 empresas que conforman el sector en la provincia se ha visto afectado por un ERTE

El sector del transporte de viajeros de Córdoba perdió aproximadamente 110 millones de euros durante 2020 víctima de la pandemia. Son estimaciones de la Federación Independiente del Transporte en Andalucía (Fedintra), que recuerda que en la provincia de Córdoba hay 45 empresas del ramo que dan trabajo a unas 700 personas, el 90% de las cuales se han visto afectadas por un ERTE. La supervivencia se está basando en algunos casos en la venta de autobuses para poder afrontar todos los costes que supone el mantenimiento de las empresas. MÁS INFORMACIÓN

Profesionales del sector antes de iniciar la marcha por la ciudad.
Profesionales del sector antes de iniciar la marcha por la ciudad. / JUAN AYALA

Desde el sector recuerdan que está con una nula actividad a nivel discrecional tanto por la caída del turismo como por las restricciones de movilidad. Para paliar esta crisis a nivel discrecional, el sector lleva reiteradamente pidiendo ayudas directas que no terminan de llegar «a pesar de que tanto la Junta de Andalucía como el Gobierno central lo han prometido», destacan fuentes del sector, que lleva ya casi un año clamando en el desierto que la situación de las empresas es insostenible por la pandemia. PUBLICIDAD

El presidente de la Federación Independiente del Transporte en Andalucía (Fedintra), Antonio Vázquez, ya señaló a este periódico que desde el sector han reclamado a las administraciones «ser parte activa de la gestión del turismo en la comunidad», mientras que no han recibido ninguna respuesta en este sentido. Los empresarios del transporte de viajeros se sienten «parte del sector turístico» y creen que tienen que estar representados en foros como la Mesa Sectorial del Turismo de la Junta de Andalucía. A pesar de que lo han solicitado, no están en ella.

Como tampoco están representados, y también lo han pedido, en otros foros de decisión en materia turística. No entienden que no se les tenga en cuenta cuando se convocan reuniones empresariales turísticas, en las que sí están representados los touroperadores, los hoteles o la restauración, entre otros. Vázquez lamenta que esto sea así, ya que, defiende, los profesionales de este sector del transporte de viajeros son «los primeros y últimos que tratan con los turistas y no se nos está teniendo en cuenta para los planes de rescate y las ayudas«.

LA SUPERVIVENCIA SE ESTÁ BASANDO EN ALGUNAS EMPRESAS EN LA VENTA DE AUTOBUSES

En lo que se refiere al transporte regular –transporte de lineas interurbanas y metropolitanas-, consideran que ha habido una cierta ayuda, una cierta compensación por parte de la Consejería de Fomento a las empresas concesionarias de las líneas, pero que se está muy lejos de que el servicio pueda seguir siendo rentable por la enorme cantidad de bajada de viajeros que ha habido. En tiempos de pandemia y crisis la Administración mantiene las lineas y los recorridos, pero con una afluencia muchísimo menor de viajeros y las compensaciones para que estas concesiones sean mínimamente rentables no son suficientes para los empresarios del sector.

Mientras que en el transporte escolar desde el sector se ha luchado ha luchado para conseguir que la Junta de Andalucía prorrogara los contratos por lo menos hasta junio de 2021 después de su intención de sacar concursos nuevos en todas las provincias andaluzas. Una serie de presiones y un recurso administrativo ha pospuesto esa nueva adjudicación y se ha prorrogado la que estaba al menos hasta que termine el presente curso. Los empresarios insisten en que además de que el transporte escolar no es excesivamente rentable, se da la circunstancia de que a las empresas la Administración aún le adeuda indemnizaciones del periodo en el que los contratos estuvieron vigentes pero que por la pandemia y el confinamiento no se realizaron servicios, desde marzo de 2020 hasta final del pasado curso. La norma prevé que cuando no pueda haber servicios por alguna causa se indemnice a las empresas.

Durante la pandemia ha habido tres grandes movilizaciones del sector en Andalucía y otras muchas en las distintas provincias. Tras ellas, los empresarios creen que no hay voluntad por parte de la Administración de más ayudas directas, de tomar medidas. Los propios empresarios han propuesto medidas como la prórroga por 18 meses más de las moratorias en los préstamos de leasing y renting y medidas de ampliación de utilidad de vehículos, homogeneizando la edad para transporte escolar de 16 a 18 años. Han demandado que el Estado o la Junta de Andalucía garantice a través de acuerdos con los bancos  alguna fórmula financiera para que el endeudamiento de las empresas no siga subiendo, ya que se trata de un sector que tiene un nivel de endeudamiento muy alto porque cada autobús puede costar entre 250.000 y 300.000 euros y necesita líneas de crédito constantes para pagarlos, líneas que no dejan de apretar el cinturón a los empresarios con ingresos prácticamente nulos.

Protesta de los propietarios de autobuses de transporte  de viajeros de Córdoba.
Protesta de los propietarios de autobuses de transporte de viajeros de Córdoba. / JUAN AYALA

También han pedido la reducción del IVA, mucha más promoción turística y un proyecto, «una especie de Imserso para jóvenes» con el fin de promover excursiones y los movimientos de grupos, pero ven cómo no termina de cuajar ninguna de las medidas que proponen.

«Por la situación de la pandemia, las empresas de transportes de viajeros estamos bastante mal, en una situación bastante precaria», insiste el gerente de Autotransportes San Sebastián, Antonio Nadales. «El transporte discrecional está totalmente parado, de viajes ocasionales no hay nada, ni incluso vamos a poder prestar servicio ahora en Semana Santa al decretar el Gobierno andaluz que no podrá haber movilidad entre provincias», lamenta. Esta medida «ha dado al traste» con los servicios que  Autotransportes San Sebastián tenía previstos «Teníamos, por ejemplo, grupos que iban a viajar a Cazorla, otros a Cádiz, y han quedado suspendidos», comenta el gerente de una empresa que más del 60% de la facturación depende del transporte turístico y otro tipo de transporte discrecional. «En pandemia, solamente hemos podido realizar algunos desplazamientos deportivos, también cuando te dejan, de equipos de fútbol, pero ese es muy esporádico», insiste. 

Nadales detalla que para Autotransportes San Sebastián el transporte escolar «sí está funcionando algo» y que en las líneas regulares «el descenso de viajeros es tremendo, estamos en un 35 o un 40% de la ocupación normal que teníamos en esta misma fecha pero del año 2019. Hemos facturado un 60% menos en 2020 respecto a 2019», comenta. Para añadir que «en el caso de las indemnizaciones que nos tiene que dar la Junta a las líneas regulares por obligarnos a hacer una serie de servicios, se están retrasando bastante en los pagos. Nos deben bastante dinero».

La empresa cuenta con 85 autobuses y 70 trabajadores, bastante de ellos en ERTE. «Tenemos miedo al cierre de la empresa, se puede producir si esto no se mejora en un plazo corto de tiempo. Nosotros prevemos que como en septiembre no haya cambiado nos va a costar mucho trabajo llegar a final de año», relata. «Todas las empresas soportamos unos grandes pagos mensuales de las amortizaciones de los vehículos, una de las cosas que tiene la empresa es que tiene un material móvil muy nuevo, desde hace años se dedicó a comprar autocares nuevos a razón de seis o siete autobuses todos los años; cada autobús cuesta sobre 250.000 euros, estamos haciendo una inversión de más de un millón todos los años, que eso son préstamos que tú estás pidiendo porque no puedes disponer del dinero y esos préstamos hay que seguir pagándolos. Nosotros estamos pagando 90.000 o 100.000 euros todos los meses de préstamo y eso es mucho dinero», puntualiza.