Ir a la barra de herramientas

El Gobierno limita las salidas de los niños hasta 14 años a acompañar a hacer recados

El Consejo de Ministros aprueba un “alivio parcial» del confinamiento de los menores que no contempla la posibilidad de dar un paseo

Los niños y adolescentes de hasta 14 años podrán salir, a partir del próximo lunes, 27 de abril, acompañados por un adulto, pero solo para realizar recados como ir a la compra o al banco. La medida, muy esperada por los padres, ha sido aprobada este martes por el Consejo de Ministros, y da algo de aire a 6,8 millones de menores de esta edad, que han estado sometidos desde hace cinco semanas al régimen de confinamiento más estricto del mundo. Sin embargo, se queda corta respecto a lo que se esperaba: la posibilidad de dar simplemente un corto paseo, sin otra razón más que salir a la calle, ya que el ir a un parque o jugar con otros niños ni se contemplaba. También genera dudas el que se permita a los niños ir precisamente a sitios cerrados, como supermercados, donde la posibilidad de contagio es mayor, en lugar de poder realizar actividades en espacios abiertos, donde es más fácil guardar el distanciamiento social.

“Podrán acompañar a un adulto, con el que convivan habitualmente, en las actividades que establece el decreto de estado de alarma. Es decir, ir al supermercado, a la farmacia, a las entidades bancarias o a comprar el pan o el periódico”, puso como ejemplo la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior a la reunión. Es decir, solo “salidas ya tasadas, por causas delimitadas, aunque el tiempo evidentemente no lo está”. Este adulto tiene que ser alguien que “habitualmente conviva o esté a cargo del niño”, ha explicado Montero, que ha especificado que podrá ser tanto un progenitor como otro cuidador. Hasta ahora, ya se permitía que un adulto llevara a los niños a hacer estos recados, aunque solo en el caso de que estos no pudieran quedarse en casa al no haber otro adulto. En cuanto a los adolescentes de 15 a 17 años, Montero ha asegurado que estos ya venían saliendo solos a realizar este tipo de recados, “y lo podrán seguir haciendo”.

La medida, en teoría de alivio, ha causado una cascada de críticas de padres, que han expresado la incomprensión ante la medida en los grupos de WhatsApp y en redes sociales, como de partidos políticos. “Sabemos que es un alivio parcial» de las medidas de confinamiento, ha explicado Montero, “pero es una prioridad evitar el hipotético retroceso en la lucha contra coronavirus”. La portavoz del Gobierno ha señalado que la medida se ha aprobado “teniendo en cuenta la fase operativa de la enfermedad” y que el riesgo de que los menores puedan transmitir el coronavirus, después de cinco semanas confinados, “es muy bajo”. Pero ha insistido en que las medidas de higiene sean “escrupulosas” y las salidas a la calle se realicen garantizando la “seguridad propia y de los demás”. “Es responsabilidad de los adultos velar por el comportamiento de los niños que salgan a la calle», ha reiterado.

Ante las preguntas de los periodistas sobre la aparente contradicción de que los niños, calificados como “vectores de contagio”, puedan salir solo a sitios cerrados, Montero ha dicho que “los supermercados están muy controlados para que no haya aglomeraciones y la entrada sea ordenada y se pueda mantener la distancia social», a la vez que ha apelado al sentido común de los padres para evitar situaciones de riesgo. También ha repetido que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, puede ampliar las salidas permitidas, “en la medida en que las primeras iniciativas sean seguras y funcionen», para que puedan realizar “otro tipo de actividad más deseada por el conjunto de las familias”. También ha indicado que se está elaborando una guía con cuestiones comunes, como si los niños podrían ir en bicicleta o patinete.

La edad hasta la que se permitiría salir a los menores era uno de los aspectos que más dudas había generado el anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que se permitiría salir a los niños. Sánchez dio a entender el pasado sábado que el tope serían los 12 años. La ministra de Educación, Isabel Celaá, había dicho este mismo martes, antes del Consejo de Ministros, que la medida afectaría a los niños de hasta esa edad. El asunto se abordó en la reunión que mantuvo el día anterior el ministro de Sanidad, Salvador Illa, con los consejeros de las comunidades autónomas, varios de los cuales pidieron que se elevara el techo de los 12 años.

La medida aprobada recoge la recomendación del comité de expertos que ha asesorado al Gobierno de que los menores hasta 14 pudieran salir con uno de sus progenitores. Sin embargo, este informe sí permitía que los menores pudieran salir a pasear en periodos de 30 a 60 minutos al día, así como el uso de bicicletas y patinetes siempre y cuando no se relacionasen con otros niños.

Desde que comenzó el decreto del estado de alarma el 14 de marzo, 8,3 millones de menores de edad en España permanecen encerrados en sus casas. En las últimas semanas se han sucedido las peticiones para suavizar el estricto confinamiento de los más pequeños, que, según un informe de la Plataforma por los Derechos de la Infancia, son las más duras del mundo, seguidas por las de Italia (donde, como en Francia o Alemania, pueden salir con restricciones)